Gorodisch: Cómo hacen los que blanquearon para esconder sus dólares de la AFIP

Para evitar pagar bienes personales, que Alberto amenaza con un impuestazo, muchos argentinos están estructurando fideicomisos irrevocables como acción defensiva contra posibles medidas confiscatorias futuras

Por Mariano Gorodisch

“Muchos argentinos están estructurando fideicomisos irrevocables como acción defensiva contra posibles medidas confiscatorias futuras”, dispara desde el vamos Mariano Sardáns, CEO de FDI.

Martin Litwak, abogado especializado en planificación patrimonial internacional y CEO de Untitled, comenta que las únicas opciones para un residente fiscal argentino de dejar de pagar bienes personales son mudarse a otro país o establecer un trust discrecional e irrevocable, cumpliendo todos los recaudos de forma y fondo vigentes en Argentina. Estos recaudos surgen de la jurisprudencia, de dictámenes de AFIP y de la última reforma tributaria.

Guillermo Perez, titular del Grupo GNP, detalla que la figura del trust es una especia del fideicomiso que si está bien hecho, es blindado jurídica y tributariamente. Y permite a las personas poner esos bienes ahí y no tributar bienes personales, porque es un propietario extranjero que posee esos bienes del exterior”.

El trust en el exterior irrevocable permitiría no pagar impuesto a los bienes personales, pero hy que hacerlo muy bien porque hay mucha tendencia a que sea revocable, el argentino no está preparado para un trust porque implica desposeerse y poner todo en manos de alguien que se lo va a administrar.

Ezequiel Passarelli, socio de SCI, es otro de los que recibió en estos días un boom de consultas de clientes interesados en armar un trust: “La gran mayoría de las personas que blanquearon y tienen sus bienes en el exterior por lo menos lo consideraron. Otros piensan en plantear en la Justicia una medida de confiscatoriedad en caso de que aumenten mucho la alícuota de bienes personales. Otros dicen que de última se van a vivir a Uruguay, para tener su domicilio fiscal ahí”.  

“Hay muchas consultas, pero si realmente no podés lidiar con la falta de control o necesitás el dinero en el corto o mediano plazo, el trust no va a funcionar. Sirve para familias que pueden apartar parte de su patrimonio para futuras generaciones”, explica Litwak.

En general el armado ronda entre los u$s 10.000 y u$s 15.000, por lo que es para patrimonios blanqueados superiores a los u$s 2 millones. La administración anual depende de los activos que se pongan debajo. Hay trustees que cobran fijo por año pero tiene bandas de activos dentro de las cuales hay fees fijos y otros porcentajes.

El tributarista Iván Sasovsky recalca que este año bienes personales pasará de una alícuota del 0,25% al 0,75%, por lo tanto hay gente de plata que está pensando en una mudanza internacional o en el ‘desapoderamiento’. Esto significa que salgan los bienes de su patrimonio y pasen a favor de un fideicomiso trust en el exterior, que no tributa bienes personales.

Sardáns aconseja asegurarse que el fideicomido esté estructurado de forma tal que sea muy fácil cambiar de fiduciario en caso de que tengan problemas de servicios o de costos: “Eviten usar fiduciarios bancarios, porque deja servido un conflicto de interés que les puede terminar saliendo caro. Cuando se arma un fideicomiso, las prioridades en orden de importancia deben ser:
1) Protección Patrimonial
2) Planificación Sucesoria/Hereditaria
3) Planificación Fiscal
Quienes inviertan este orden seguramente tendrán problemas varios a futuro. Los fiduciarios somos como el conductor de un vehículo: si tiene sus ruedas y la dirección en mal estado y el motor casi fundido, no lo vamos a aceptar porque pone en riesgo nuestra vida -profesional- y seguramente le generará contingencias al cliente”.