González, CEO de VeriTran: “El canal móvil se convirtió en una pieza clave”

Los cambios tecnológicos son cada vez más veloces y relevantes para todo sector. En este caso, en los bancos hay una abrupta intervención para no “chocar” con las compras cotidianas. Marcelo González, CEO de VeriTran,  habló con BANK MAGAZINE sobre el futuro del sector.

-¿Cómo analiza el ecosistema financiero local en este momento?
En el último tiempo, el ecosistema financiero se ha afianzado notablemente. El boom de las Fintech impulsó a la industria entera a plantearse la necesidad de innovar. Hoy se comienzan a ofrecer soluciones cada vez más acordes a lo que el usuario final requiere, y similares a las que ya se ven en otros lugares del mundo. El canal móvil se ha convertido en una pieza clave para este avance, ya sea impulsado por bancos tradicionales o Fintechs.

González, CEO de VeriTran: “El canal móvil se convirtió en una pieza clave”

Por otro lado, la innovación que caracteriza a la industria local se vio reflejada en tendencias que se posicionaron en el mercado, como los pagos electrónicos y billeteras móviles. Esto es un gran avance, y es importante analizar de qué manera puede el ente regulador continuar impulsando estas prácticas de manera equitativa.

En definitiva, el ecosistema financiero local necesita seguir aceitando la sinergia entre la banca tradicional, Fintech y los reguladores para poder balancear las ventajas de ambos modelos y encontrar un sistema de cooperación entre las diferentes organizaciones.

-¿Cómo ha evolucionado el Home Banking en el último tiempo y que dificultades está teniendo para expandirse?
El canal de Home Banking continúa creciendo año a año, pero a tasas mucho más lentas. Según nuestras últimas cifras, en febrero de 2018 existían 7.2 millones de usuarios de Home Banking en Argentina, para abril de 2019 esta cifra aumentó a 7,9 millones de usuarios. Este crecimiento es sensiblemente menor al que vemos del canal móvil, que este año por primera vez superó en cantidad de usuarios al Home Banking. En febrero de 2018 existían 7,1 millones de usuarios, y para abril de 2019 la cifra aumentó a más de 10 millones en Argentina.

Esta disparidad en el crecimiento de usuarios lo atribuimos al auge en el uso de teléfonos móviles por parte de la sociedad y a una mejor experiencia de usuario y mayor funcionalidad en el móvil. El acceso a una app, es más sencillo: puedo hacerlo simplemente mirando la pantalla o mediante mi huella, está conmigo todo el tiempo, y permite otras funcionalidades como pagar en comercios u a otra persona.

Creemos que, en los próximos años, esta tendencia se acentuará, aunque el Home Banking continuará creciendo, prevemos que sea a un ritmo cada vez más desacelerado.

-¿Qué necesitan las plataformas digitales de los bancos para consolidarse, seguir creciendo y mejorar su penetración en distintos sectores sociales?

Uno de los principales desafíos de las plataformas digitales de los bancos está en los tiempos de desarrollo. Muchos bancos, para desarrollar una app, comienzan desde cero o utilizando plataformas anticuadas, que les insumen mínimo 12 recursos trabajando durante 12 meses (lo llamamos el modelo 12×12), y con resultados inciertos. Esto les impide adaptarse a los tiempos de la innovación, que requiere agilidad en la construcción de las aplicaciones, así como cierta flexibilidad para poder continuar actualizando la app a medida que la tecnología avanza.

Otros bancos han adoptado plataformas Low-Code como la que ofrece VeriTran, que permite crear y evolucionar apps con 3 o 4 recursos y en 3 o 4 meses (lo llamamos el modelo 4×4).  Ante la escasez de desarrolladores calificados, las plataformas Low-Code son la respuesta para generar mayor crecimiento y penetración en el mercado. Se trata de plataformas disruptivas que permiten construir aplicaciones para muchos canales muy fácilmente, sin programar. Se trata de un modelo que simplifica el proceso de construcción y permite crear experiencias sin necesidad de depender de un tercero.

Por otro lado, es importante que desde los entes regulatorios apoyen el crecimiento de pagos móviles, pensando en estrategias que equiparen a la industria sin trasladar los costos al usuario final o al pequeño comercio. Caso contrario, el efecto será el opuesto y el efectivo continuará siendo el modo de pago más frecuente. De hecho, según cifras del INDEC, entre 2017 y 2018, casi el 70% del gasto se realizó en efectivo, además, de acuerdo con el reciente informe de Inclusión Financiera emitido por el BCRA, las extracciones de efectivo a través de ATM bancarios fueron las operaciones más frecuentes entre los adultos en los últimos años: la cantidad de transacciones creció un 11% y 6% en los años 2017 y 2018, respectivamente.

-¿Cómo se encuentra el sistema financiero digital argentino respecto a las prestaciones que se ofrecen virtualmente en otras partes del mundo?

-Vemos que, comparado con otros mercados de la región, Argentina ha hecho algunos avances en el último tiempo, acercándose al resto de los países del mundo. Sin embargo, creemos que es crucial continuar impulsando el sector. Argentina es un mercado con mucho potencial de innovación y las expectativas para los próximos años son alentadoras.

De acuerdo con el Estudio State of the Industry of Report on Mobile Money, de la Asociación Global de Operadores de Telefonía Móvil (GSMA) realizado este año, en los últimos cinco años el uso del dinero móvil ha tenido un crecimiento exponencial en el mundo. Sin embargo, este crecimiento no es representativo en nuestra región ya que el estudio refleja que América Latina y el Caribe representan tan sólo un 3,1% de los clientes registrados de dinero móvil.

En este sentido, creemos que el ecosistema financiero está transitando un momento clave de maduración en términos de regulación, que nos permitirá posicionarnos a la par de otros mercados ya consolidados.

-¿Qué tendencias se vienen para 2020?

-El 2020 será una año de cambios importantes para la industria financiera. La reducción de tasas obligará a revalorar la banca personas. En este sentido, o los bancos se ponen a la vanguardia, u otros jugadores aprovecharan los nichos que los bancos descuidan. A nivel global vemos cómo otros players se empiezan a interesar en la industria de la banca y los pagos. Las llamadas Big Tech ven cada vez más atractivos en el mundo de pagos virtuales: ya lo empezamos a ver con soluciones como Amazon Pay, Apple Pay y Samsung Pay, entre otros ejemplos.

Por otro lado, estas tendencias se verán más acentuadas con los avances tecnológicos: se espera que la tecnología 5G sea una realidad en la región durante el próximo año. Esto facilitará una mejor conexión móvil, que a su vez se traduce en una mejor experiencia para las apps móviles.

Todas estas son buenas perspectivas para el próximo año, que, a su vez, se presentan como desafíos para los bancos tradicionales, ya que todo indica a que el mercado se volverá cada vez más competitivo. En este contexto, también creemos que el 2020 se consolidarán las plataformas Low-Code como una tendencia crucial en la industria. Cada día que pasa, los usuarios se vuelven más conocedores de la tecnología, y los bancos necesitan estar un paso adelante, las plataformas Low-Code les permiten hacerlo de una manera segura, innovadora y dinámica.-