Goldman Sachs considera que el oro acabará alcanzando los 2.000 dólares

El dinero busca refugio y lleva al oro por encima de los 1.750 dólares

Los futuros que cotizan sobre la onza de oro en el mercado de Chicago superaron este lunes los 1.750 dólares por primera vez desde 2012 ante el riesgo de un rebrote de la pandemia de coronavirus. El dinero sigue buscando refugio como consecuencia del histórico impacto del Covid-19 en la economía mundial y el metal dorado ya repunta un 20% desde los mínimos que registró el 19 de junio.

Los datos de contagios por coronavirus a nivel global siguen amenazando con un segundo pico de la pandemia que obligue a los distintos gobiernos a tomar de nuevo medidas de hibernación económica y distanciamiento social para evitar el colapso de los sistemas sanitarios, en pleno proceso de apertura del primer gran confinamiento.

Un contexto de incertidumbre ante el que los inversores siguen preparando sus carteras ganando exposición a los activos considerados refugio, como son el oro y la deuda de los estados más solventes, que en plena expansión de los estímulos por parte de los bancos centrales apenas ofrecer atractivo a medio y largo plazo, al mantener los intereses en mínimos.

El riesgo pasa por un impacto en el crecimiento económico mayor incluso de la histórica contracción que ya se prevé, lo que provocaría una nueva huida del dinero de la bolsa, como ya ocurrió en el mes de marzo, y una presencia continuada de las instituciones monetarias en el mercado de deuda.

“Si bien el oro se está viendo impulsado indudablemente por los inversores que buscan refugio debido al daño económico causado por la pandemia, así como por la preocupaciones sobre una segunda ola, hay pocas dudas de que el metal también está encontrando un buen apoyo en el dinero con el que los bancos centrales están inundando el mercado”, explica Fawad Razaqzada, analista de ThinkMarkets, en declaraciones recogidas por Bloomberg.

En esta coyuntura, Goldman Sachs considera que el oro acabará alcanzando los 2.000 dólares por onza en los próximos meses, en línea con JP Morgan y otras firmas de inversión.

Fuente: El Economista, Es