GMA explica los “drivers” detrás de la brecha

La baja del dólar “blue” de ayer trajo cierto alivio, sobre todo por el crecimiento exponencial de la semana anterior. Una noticia más que bienvenida, que se combinó con bajas del MEP y el CCL, pero que no deben pasar por alto que la brecha ya se mide con tres dígitos. Un informe de GMA Capital explica los drivers detrás de la brecha.

1. Monetización del déficit. Con el BCRA como único prestamista, en lo que va del año envió $805.000 M al Tesoro. “En paralelo, los agregados monetarios viajan a velocidades no vistas en casi 30 años. El M2 privado (que incluye el circulante, cuentas corrientes y cajas de ahorro del sector privado) trepa a un impresionante 90% interanual, el doble que la inflación”, dicen.

2. Tasas negativas. Antes de las regulaciones que el BCRA estipuló para esta semana (piso de tasas pasivas de 26,6% TNA), los plazos fijos rendían 13% por debajo de la inflación esperada.

3. Incertidumbre por deuda. Ayer, la expectativa de un acuerdo ayudó a calmar la fiebre verde, pero no hay nada dicho y se deberán esperar los números del viernes 22

4. El cepo y reservas. Incluso sin pagos de deuda, el BCRA no puede detener la sangría de dólares, en particular en los depósitos. “Apareció una bandera roja en las reservas netas: se ubican por debajo de los US$ 10.000 M”, dicen GMA.

5. Menos competitividad. “De acuerdo con el ITCRM, el dólar comercial de Argentina tiene el mismo nivel de competitividad que antes de las PASO. Es decir, un dólar de $ 68 es similar a un dólar de $ 45 de aquel entonces. Pero las devaluaciones de emergentes complicaron la dinámica particular con ciertos países (…) La menor competitividad es un factor de presión sobre las expectativas de devaluación del dólar oficial. Es una razón para que la brecha se reduzca ‘desde abajo’”, agregan y dicen que la expectativa hoy es que el oficial termine 2020 más arriba de lo pensado poco tiempo atrás.

6. Posición técnica en bonos en pesos. Según estimaciones de 1816, de la tenencia privada total de bonos en pesos (US$ 14.000 millones), la mitad estaría explicada por inversores no residentes. Estos bonistas compraron deuda en moneda local para hacer carry trade, confiando en la ‘historia argentina’. En la actualidad, cada recuperación de la ‘curva pesos’, dice GMA y “cada retroceso del CCL es una oportunidad de salida de Argentina”.

7. Sin brújula. “Es innegable que la ausencia de un plan macro contribuye a hacer el horizonte financiero más nebuloso”, dicen en GMA. Hay quienes esperan una corrección y un reequilibrio cuando pase la pandemia y quienes, con más pesimismo, temen que los desequilibrios ya serán difíciles de revertir.

Fuente: El Economista