Geretto, del CMF: “Los bonos de ley extranjera están más a resguardo que los de ley local, en la renegociación”

Los inversores tienen dudas, temores y resguardos ante el inminente cambio de Gobierno y de medidas en el plano financiero. Para poder analizar el actual escenario y las recomendaciones de ahorro en títulos públicos y acciones que hay en la City, BANK MAGAZINE habló con Roberto Geretto, economista del banco CMF.

Por Mariano Jaimovich

-En este momento del país, ¿qué bonos les recomienda adquirir a los inversores particulares?

-Nuestro view indica una estrategia sumamente conservadora y diversificada. En cuanto a títulos públicos, recomendamos mantener las Letes y Lecaps no reperfiladas para individuos, ya que la venta de las mismas no sólo implicaría asumir fuertes pérdidas, sino que actualmente el mercado se encuentra muy ilíquido, lo cual puede llevar a pérdidas adicionales.

 Entonces, para la curva soberana al momento preferimos los títulos de mayor duration ley NY, tales como el bono centenario (AC17) o el Par con ley de Nueva York (PARY). Entendemos no sólo que los bonos de ley extranjera se encuentran más a resguardo en la renegociación de la deuda que los títulos con ley local, sino que también estos permiten acceder a paridades bajas, y a su vez, las quitas del capital o extensión de plazos afectan la valuación de estos en menor cuantía que los instrumentos más cortos.

-¿Y en renta variable? 

-En renta variable encontramos atractivo el sector de bancos por sus bajos múltiplos, y también aquellos papeles ligados al mercado interno, en donde esperamos que el próximo gobierno haga hincapié. Por ejemplo, en dólares podemos encontrar al ADR de Grupo Galicia (GGAL), o en pesos a Holcim, el cual este último es ligado a la construcción. Sin embargo, la extrema volatilidad del mercado actual hace que los papeles tiendan a tener estrecha correlación positiva. Así, tan importante como el papel en sí mismo es encontrar adecuados precios de entrada. Siguiendo con el ejemplo, el ADR de GGAL a u$s11 ha sido un soporte de precio mínimo que se ha venido respetando.

-¿A la gente que ya maneja carteras corporativas qué le aconsejaría?

-Para el caso corporativo, nuestra recomendación será la misma que para los individuos, siempre dependiendo del perfil de cada caso. Pero complementando la pregunta anterior, recomendamos diversificar y dolarizar la mayor parte del portafolio, y en especial, tratando de reducir lo más posible el riesgo local.

-¿En qué están invirtiendo la liquidez que poseen?

-Nuestro compromiso y visión corporativa implica que tengamos una adecuada liquidez, y también poder brindar asistencia financiera a las pymes, tratando de facilitarles el actual contexto en la mayor medida posible. En caso de haber algún sobrante transitorio de caja, invertimos la misma en las Letras de Liquidez (Leliq) que ofrece el Banco Central, a efectos que dicha entidad pueda cumplir con su meta monetaria.

-¿Qué estimaciones tienen respecto al dólar?

-Para fin de año estimamos un dólar oficial a $64, con una brecha respecto al informal y otras cotizaciones (MEP o contado con liquidación) en ascenso.

-¿Y sobre las tasas de interés?

-Las tasas de interés las vemos en descenso por dos motivos. Por un lado, el cepo permite que se pueda reducir la tasa real del merado sin que ocurra una dolarización masiva de portafolios. Por otra parte, las necesidades financieras del Tesoro harán que para fin de año éste tome del BCRA aproximadamente $330 mil millones, implicando una apreciable expansión monetaria. Dicha necesidad surge para cubrir el déficit primario, pagos de capital e intereses de Letras del Tesoro en pesos en el actual contexto donde el mercado está cerrado para el financiamiento del fisco. Con ello, estimamos una Badlar privada del 43%.

-¿Qué expectativas para el mundo inversor tiene con respecto al nuevo Gobierno y qué le pediría?

-Para el próximo gobierno el mercado entiende que lo primordial es definir un gabinete y políticas macroeconómicas consistentes y sustentables. En particular, es necesario una rápida renegociación de la deuda, un nuevo programa con el FMI, el diseño de un programa financiero adecuado, y un esquema monetario/cambiario que permitan disminuir la inflación y estabilizar las variables macroeconómicas. En particular, es fundamental tender al equilibrio fiscal primario. Esto es de suma importancia ya que el actual contexto no permite que el Tesoro tome deuda para financiar el déficit, también la carga tributaria ya se encuentra en altos niveles, así como el gasto público. Y por último, volver a financiar el déficit primario con emisión monetaria implica altos riesgos inflacionarios, por el bajo nivel de demanda de pesos y por la alta inercia inflacionaria actual. Sin dudas, el equilibrio fiscal sumado a una exitosa renegociación de la deuda que reduzca la carga de interés ayudará al futuro programa económico.

-¿Cuáles son los temores que surgen? 

-Los temores pasan porque se quiera sustituir lo macro por lo micro, y los mecanismos de mercado por mecanismos coercitivos. Por ejemplo, si para contener la inflación se sustituye un programa macro por acuerdos de precios a nivel micro sin mayores medidas de fondo, estimamos que las chances de disminuir la inflación en el mediano plazo son escasas. Para lo segundo, lo recomendable es siempre considerar los efectos secundarios y de largo plazo que conlleva toda medida administrativa que regule los mercados.

En resumen, primero se deberán diseñar los equipos y un adecuado programa de estabilización macro, para que una vez finalizada dicha etapa se pueda tener algún tipo de posibilidad de programa de crecimiento de mediano y largo plazo.-