Funes de Rioja: “Se perdieron más de 140 mil empleos industriales en 4 años”

El vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) y presidente de la Coordinadora de Industrias Alimenticias (COPAL), Daniel Funes de Rioja, alertó que se perdieron más de 140 mil puestos de trabajo en la industria durante el gobierno macrista y adelantó que los industriales no tienen previsto incorporar personal salvo en “actividades de mano de obra intensiva como economías regionales”.

Se mostró optimista por el Consejo económico y social que fomenta el Gobierno entre organizaciones sociales, sindicales y empresarios y aseguró que “el desarrollo productivo debe ser con inclusión social”.

– ¿Cómo se vienen desarrollando los encuentros en Casa Rosada con sindicalistas y empresarios?

– Es muy positivo un diálogo con los sectores sociales. La complejidad de la Argentina requiere de consensos sobre políticas de Estado, grandes líneas de accionar hacia el futuro que no cambien por la alternancia democrática. Construir esos consensos no es fácil, se mezcla lo coyuntural y requiere de mucho trabajo, esfuerzo y comprensión recíproca y concesiones.

– ¿Cómo impacta la negociación de la deuda en el sector industrial?

– Resolver la cuestión de la deuda externa es un requisito indispensable para volver a los circuitos de crédito, inversión y crecimiento sustentable y estable. 

– ¿Las empresas que integran la UIA están con alto endeudamiento?

– Están en una situación complicada de endeudamiento, tenemos hoy una reunión en el Banco Central. Venimos de tasas de interés altisímas, impagables y esa presión hace a una fragilidad de las pymes, de las economías regionales y de las grandes empresas. Las alimenticias tienen sus balances en rojo en la bolsa de comercio, algo que no es tradicional.

– Pero los alimentos aumentaron por encima de la inflación en enero…

– Venimos de tasas de inflación y expectativas altas. En enero había incrementos salariales en ese rubro, a eso se le sumaron los 3 mil pesos por decreto, está el peso de la carga financiera del IVA del 21% de los productos a los que se les había eliminado el impuesto. Tenemos presión impositiva. Al haberse reformulado el acuerdo fiscal las provincias aumentan los ingresos brutos, las intendencias suben tasas, como las de seguridad e higiene. Cómo funcionará la inflación de ahora en más depende de la agregación de costos como combustible y energía. Lo que nosotros queremos fervientemente es una estabilización macroeconómica de la Argentina para el consumo y la exportación.

– ¿Perciben un repunte del consumo?

– Tenemos datos parciales porque enero es un mes atípico. No cabe la menor duda de que los productos de precios cuidados aumentaron el consumo. Hay una tendencia a una mayor demanda.

– ¿Ven posibilidades de incorporar personal y hacer inversiones?

– Primero aspiramos fuertemente a recuperar la capacidad ociosa para la producción local y la exportación, queremos llegar del 50% actual al 80% que es la realidad de una economía normal. Llegamos a exportar 30 mil millones de dólares en alimentos industrializados en el año 2011, hoy estamos en 25 mil millones. Los datos de la industria son muy fuerte en cuanto a caída de personal: mas de 140 mil puestos de trabajo. Tampoco vemos mayor contratación hacia futuro, salvo en actividades de mano de obra intensiva como economías regionales.

– ¿140 mil despidos?

– En los últimos 4 años el sector productivo perdió 140mil puestos de trabajo, incluyendo la construcción.

– ¿Cuál es la proyección que manejan?

– Somos optimistas pero no ingenuos o eufóricos. La deuda hay que resolverla para regularizar el país y tener acceso al crédito. Paralelamente, los sectores de más rápida reacción están trabajando para exportar más. Lo estamos trabajando con el ministro de Producción, Matías Kulfas. Cuando Argentina se recupere va a necesitar dólares para comprar bienes de capital, maquinaria y tecnología para modernizar el aparato productivo. Todo eso va a requerir de divisas. El empuje al desarrollo productivo de los sectores de punta hay que propiciarlo. También hay que buscar a las industrias de mano de obra intensiva que permitan incorporar a personas sin trabajo para insertarlos en un programa de desarrollo con inclusión social. El desarrollo productivo debe ser con inclusión social, no cabe la menor duda.

– Habló de exportaciones e importaciones ¿evalúan que el valor del dólar es el adecuado? 

– Esto depende de la actividad. Yo creo que debemos hablar de competitividad sistémica del tipo de cambio. Está en niveles racionales, pero si se aumenta las retenciones y se bajan los reintegros (como devolución de impuestos) entonces esa ecuación puede alterarse. 

Fuente:Página 12