Fuerte suba de bonos globales ante posible baja de tasas en EE.UU

El S&P 500, un índice de acciones de Wall Street, cerró ayer en nuevo récord después de que la Reserva Federal de Estados Unidos anunciara el miércoles que está decidida a bajar las tasas si las perspectivas económicas mundiales no mejoran y la tención comercial entre Estados Unidos y China no cede. El S&P 500 subió 1%, el Dow Jones 0,9% y el Nasdaq 0,8%.

Una tasa de interés de EE.UU. es una buena noticia para la Argentina porque aumenta el incentivo de los inversores a estudiar alternativas de proyectos en Argentina. Ayer los bonos subieron y los ADR (ver aparte). El CDS a cinco años (cobertura contra default) cayó a 911 puntos básicos. Cayó 24,71% en lo que va del mes.

El rebote llegó luego de que las tensiones comerciales y la incertidumbre sobre cómo reaccionaría la política monetaria ante un eventual escenario de desaceleración económica global, provocaron que los inversores vendieras muchas de sus posiciones al punto de que mayo fue el peor mes en Wall Street desde 2010, casi a las postremerías de la Gran Recesión de 2009. Las mejoras se registraron también en las bolsas de Frankfurt, Londres, Hong Kong, Tokio y Shanghai.

En Estados Unidos, las acciones que lideraron la suba fueron las de las empresas energéticas ganando hasta 8% en un día. Estas alzas se registraron de la mano de un aumento significativo en el precio del petróleo (5,4%) después de que Irán admitie

ra que derribó un dron de Estados Unidos (ver más en página 24).

Por su parte, las acciones que habían repuntado al comienzo de la jornada pero luego cedieron fueron las de los bancos. Es que la caída de los rendimientos de los bonos, especialmente los de plazos más largos, impactan en las acciones de los bancos porque sus márgenes de ganancia tienden a caer.

Ayer el rendimiento de un bono del Tesoro de Estados Unidos a diez años bajó, por un breve lapso, por debajo del 2% para después recuperarse y cerrar en 2,02%. La contrapartida de la caída del retorno de estos títulos, es el aumento del precio de estas inversiones que se ven como más seguras en un contexto de mayor incertidumbre global.

Un caso extremo es el de Japón donde el rendimiento de un bono a diez años del tesoro japonés es negativo.

El miércoles, luego de dos días de reuniones del Comité de Política Monetaria de la Reserva Federal, el titular de la Fed, Jerome Powell, informó la autoridad monetaria dejaría inalterada las tasas pero que estaría dispuesta a bajarlas en los meses próximos si aumenta la incertidumbre global.

“El argumento para una política monetaria más flexible se ha fortalecido”, dijo Powell. “El desarrollo en el terreno comercial y las preocupaciones sobre el crecimiento global están nuestras mentes”.

La tasa de interés de la Reserva Federl se halla en el rango de 2,25%-2,5%. La votación para dejar la tasa inalterada salió 9 a 1. Sin embargo siete de ellos cree que podría caer medio punto porcentual antes de mitad de año.

La próxima reunión de la Reserva será el 20 de julio. Si llega bajarse la tasa será el primer recorte desde 2008. En 2018 la aumentó cuatro veces.

CLARÍN