Fernández anunció el décimo capítulo de la cuarentena

El Presidente Alberto Fernández anunció una nueva extensión de la cuarentena: es el décimo periodo de cuarentena desde el inicio del aislamiento obligatorio en marzo. El mandatario acordó con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mantener los niveles de restricción actuales en el AMBA. Es decir, no se avanzará con nuevas flexibilizaciones, pero tampoco se aumentarán las restricciones. Fernández pidió “responsabilidad” y culpó a “cierto relajamiento” por el aumento de los contagios. Se cumplieron 134 días de aisalamiento obligatorio.

“Hasta el 16 de agosto vamos a mantener las cosas como están hoy. Pero en los últimos días se nota que el virus está circulando más y se detectan una mayor cantidad de contagios. Y esto genera internaciones y, lamentablemente, fallecimientos”, dijo el Presidente, que volvió a hacer uso de gráficos y a realizar comparaciones entre la situación local y la de otros países.

“Quiero llamar la atención a todos y todas, más allá de que se enojen. Sólo les estoy diciendo de verdad. Detesto decirles esto, porque quisiera que Argentina funcionara en plena normalidad, pero esto es lo que está pasando. Y esto es producto de nuestra circulación”, agregó el mandatario, acompañado en el anuncio por el jefe de gobierno porteño y el gobernador bonaerense.

Ayer fue un día récord en Argentina: en la última jornada se registraron 153 muertes por coronavirus y 6.377 nuevos contagios. El AMBA concentró 88% de los casos registrados en el último día. En la Provincia de Buenos Aires, que tuvo nuevo pico, hubo 4415 nuevos contagios, 600 más que en el día previo; mientras que en la Ciudad de Buenos Aires, que se mantiene abajo de su récord, se registraron 1239.

La Ciudad, aunque tenía previsto avanzar con la segunda etapa de su programa de reapertura, finalmente prefirió mantener la coordinación con la administración bonaerense y nacional y no impulsar nuevas flexibilizaciones.

Fernández pidió especialmente a los “chicos, chicas, chiques” evitar los encuentros con amigos y las fiestas, lo que consideró un riesgo enorme al que se “someten” los jóvenes, pero que también “someten” a los mayores.