FDI, uno de los cuatro AAGIs autorizados

FDI recibió la categoría de Agente Asesor Global de Inversiones (“AAGI”) por la Comisión Nacional de Valores (“CNV”) de Argentina. En el país sólo hay 4 AAGIs autorizados.

La figura de AAGI, a la que la CNV le establece requisitos, procedimientos y controles, jerarquiza la actividad del asesor que administra activos financieros de sus clientes en el país y/o en el exterior. Las normas actuales obligan al AAGI a transparentar todos los ingresos o comisiones que recibe de terceros, ya se de bancos, sociedades de bolsa, emisores de títulos o instrumentos financieros.

Hasta su creación y regulación, cualquier persona sin importar sus antecedentes, estudios, experiencia o capacidad patrimonial, podía asesorar en temas financieros. En caso de mala praxis en perjuicio del cliente, no existía consecuencia alguna, especialmente si el asesor actuaba desde el extranjero. 

A través de esta figura, los clientes ya no tienen la necesidad de depender de asesores localizados en el exterior. A partir de ahora ante cualquier duda respecto al manejo de sus inversores, pueden accionar legalmente en el país con abogados locales. De esta manera, el inversor argentino cuenta con más protección.

La licencia del AAGI se suma al reciente reconocimiento de FDI en Estados Unidos como “Registered Investment Advisor” y a la de “Asesor de Inversiones” en Uruguay que la firma cuenta desde 2010.

Acerca de FDI

Es una firma de asesoramiento financiero que desde 1998 gerencia patrimonios y activos de familias e inversores institucionales residentes en los principales países de Latinoamérica, EEUU y Europa.  También provee soluciones financieras a entidades sin fines de lucro y empresas de diversos rubros y tamaños. 

Cuenta con una visión integral del negocio financiero, no considera lo financiero sin mensurar lo impositivo, legal y sucesorio, así como también otros factores que amenazan o afectan el patrimonio de los clientes. Esto permite viabilizar adecuadamente los negocios e inversiones sin incurrir en contingencias y riesgos patrimoniales.