Estiman que la economía caerá otro 1,5% este año

Los analistas de mercado creen que la recesión será más larga de lo que esperaban y que la inflación que se ahorró estos meses, con fines electorales, se pagará el año próximo con una mayor alza de precios.

La conclusión surge de los datos que arrojó el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que mes a mes lleva adelante el BCRA entre economistas y entidades para conocer las proyecciones sobre las que basan sus negocios. La encuesta, la más abarcativa del medio local, se realizó esta vez entre los días 29 y 31 de julio de 2019 y recogió opiniones de 51 participantes.

Allí se observa que si bien los analistas mantuvieron su proyección de inflación en el 40% para este año (estiman el IPC núcleo en 41,4%), la elevaron del 30% al 30,2% para los próximos 12 meses y a su vez calcularon que la continuidad de la crisis le costará a la economía otra contracción del 1,5% (tras contraerse 2,5% en 2018), una décima superior a la que estimaban hasta hace un mes y 3 décimas por encima de la que esperaban hasta hace seis meses.

A su vez, redujeron el crecimiento previsto para 2020 hasta 2% (lo veían en 2,2% hasta hace un mes), pero sostuvieron la expectativa de expansión para 2021 en 2,5%.

De las estimaciones que reportaron surge además que calculan una inflación para julio (a conocerse en 12 días) del 2,4% mensual, a la vez que, para el segundo semestre, esperan que se sostenga un descenso de la inflación mensual, pero muy leve, hasta alcanzar 2,1% en noviembre, antes de rebotar al 2,2% en diciembre.

En tanto la expectativa de inflación para el año próximo creció del 27 al 28% anual para el nivel general y del 26 al 26,5% para el núcleo, lo que señala que creen que algunos costos diferidos por el freno dispuesto en el cronograma oficial de aumentos de tarifas sumarán costos en 2020.

Apuesta a la calma cambiaria

En línea con la previsión de una recesión mayor, los analistas redujeron sus expectativas de variación trimestral sin estacionalidad del PBI a precios constantes de +0,7% a +0,5% para el segundo trimestre de 2019, aunque mantuvieron el rebote en el 0,5% para el tercer trimestre y elevaron del 0,4 al 0,5% la previsión de expansión para el último cuarto del año.

Por otra parte, la encuesta confirmó que se calmaron las expectativas devaluatorias, ya que la proyección es que el dólar cierre el año a $50, es decir, 20 centavos por debajo del nivel al que lo imaginaban hace un mes y $1,20 por debajo del nivel a que lo proyectaban hasta abril, antes de que el BCRA recupera la potestad para intervenir en el mercado cambiario, de juzgarlo conveniente.

LA NACIÓN