Esperan que las elecciones en EE.UU. intensifiquen la volatilidad

Aunque de los 18 años electorales en Estados Unidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el S&P 500 terminó en caída sólo en cuatro oportunidades, la campaña para las presidenciales de este año promete ser una de las más agresivas en la historia reciente. Es así como los mercados creen que tiene el potencial de acentuar la volatilidad. Sin embargo, esto no significa que los índices bursátiles de Nueva York se llevarán necesariamente a terreno negativo.

De los 18 años electorales en los Estados Unidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el S&P 500 terminó en una caída en solo cuatro procesos eleccionarios, dos de ellos, en medio de las últimas dos peores crisis en el país, en 2008 y 2000.

Según varios analistas, después de un récord de 2019 en Wall Street, los inversores comenzarán a fijar el precio de sus estrategias a medida que las primarias demócratas comiencen a indicar más claramente quién será el candidato para enfrentar al presidente Donald Trump; lo cual también indica que los mercados descuentan que el proceso de juicio político actual contra el republicano, perecerá en el Senado.

La primera votación importante de los afiliados al partido Demócrata, está programada para el 17 de marzo en Ohio.

“Los inversores ya están prestando atención a las propuestas de los diferentes candidatos y analizando cuáles serán los impactos, pero aún no han valorado demasiado. Todavía hay muchos defensores y no sabemos quién será el candidato del Partido Demócrata “, dice Kathy Bostjancic, economista jefe para los mercados estadounidenses en la consultora Oxford Economics.

El ex vicepresidente Joe Biden, quien ocupó el cargo durante los dos mandatos de Barack Obama, sigue siendo el favorito en las primarias demócratas, pero su nominación está amenazada principalmente por la senadora estatal de Massachusetts Elizabeth Warren y Bernie Sanders, Senador de Vermont que se hizo conocido a nivel nacional en la campaña de 2016, cuando internamente rivalizaba con Hillary Clinton. El ex alcalde y multimillonario de Nueva York Michael Bloomberg y el alcalde de South Bend, Indiana, Peter Buttigieg, están afuera.

El economista de Oxford señala, que los candidatos demócratas tienen diferentes perfiles y que algunos pueden atraer a los inversores más que otros. Biden es visto como el candidato más tradicional y el más “elegible” para defender políticas más liberales, además de ser conocido a nivel nacional por ser senador y diputado de Obama. Para Kathy, Biden y Bloomberg son los que pondrían a los mercados menos nerviosos. Aunque ambos están involucrados en cambios en la política ambiental, que afectarían principalmente las acciones del sector energético, es menos probable que promuevan regulaciones en otros sectores, como las finanzas y la tecnología.

Warren y Sanders, por otro lado, se observan con menos simpatía en el mercado debido a las propuestas de cambios más consistentes en relación con las regulaciones del sector bancario y los gigantes de la tecnología, además de la promesa de universalizar el sistema de salud en el país, lo que causaría un mayor impacto en acciones de empresas del sector si una de las dos emerge en las encuestas. “Por otro lado, sería positivo para acciones de energía renovable, por ejemplo”, dice Kathy, citando el “New Deal Verde”, el nombre dado al conjunto de propuestas de candidatos demócratas que involucra acciones para ayudar a combatir el cambio climático y la desigualdad económica. en el pais. “La administración Trump aflojó las regulaciones ambientales y esta tendencia probablemente continuaría en un segundo mandato, mientras que cualquier presidente demócrata las reactivaría”, señala el estratega de UBS Global Wealth Management en Estados Unidos, Justin Waring.

Tanto el estratega de UBS como el economista de Oxford señalan que Warren, es el que ha ganado más tracción en la campaña demócrata y reconocen que es el candidato que pone más nerviosos a los mercados. Sin embargo, ambos creen que una victoria del senador de Massachusetts no necesariamente implicaría una reacción negativa en el mercado de valores, ya que la aplicación de sus políticas depende de las leyes que tendrían que pasar por el Congreso, ahora dividido entre el dominio demócrata en la Cámara de Diputados y el de los republicanos en el Senado.

“Los inversores sabían cómo adaptarse a la improbable victoria de Trump en 2016. Una vez que se defina la nominación demócrata, los inversores compararán naturalmente al candidato de la oposición con el presidente Trump, que fue el factor electoral de 2016 que trajo la mayor volatilidad al piso de negociación”, sostienen.

Según Kathy, de Oxford, el sentimiento del mercado hacia Trump hoy es mixto, ya que en su mandato logró liderar la aprobación de un recorte de impuestos, pero luego se embarcó en la guerra comercial con China y promovió tensiones. en las relaciones con los aliados europeos. “Su política comercial es impredecible y hace que los mercados sean más inestables en general”, dice el economista de Oxford. “Pero los inversores valorarán la posibilidad de victoria de Trump independientemente del oponente. Es posible que imaginen que él avanzará hacia un acuerdo de “segunda fase” con China y preferirá a Trump a un demócrata “, agrega.

A pesar de la volatilidad que se espera que genere la campaña, Waring señala que esto no significa que Wall Street no verá nuevos y buenos registros en 2020.

“Algunos sectores están en mayor riesgo de cambio que otros. Y, durante todo el año, los inversores deben pensar si están siendo recompensados ​​por asumir un riesgo potencial. Habrá oportunidades incluso si un candidato en particular lidera las encuestas. Es importante pensar en la gestión de riesgos y recompensas, y es posible posicionar nuestras carteras para que sean menos sensibles a los cambios en las políticas “.

Para UBS, si no hay colapso en la tregua comercial entre Estados Unidos y China, los índices bursátiles de Nueva York superarán la volatilidad y cerrarán 2020 cerca de los niveles alcanzados después de los récords de este año. Usando el S&P 500 como referencia, la proyección objetivo del banco suizo para 2020 es de 3,400 puntos: el viernes, el índice cerró en 3,295.5 puntos. “Pero si la tregua comercial entre Estados Unidos y China conduce a un crecimiento más rápido de lo esperado y vemos un aumento en la inversión, podría impulsar las ganancias en 2020 más allá de nuestra estimación del 6%, a 9% o 10%. En este escenario, creemos que los inversores recompensarán un crecimiento de ganancias más rápido, y el S&P 500 podría alcanzar los 3.650 puntos en algún momento del año ”, dice Waring.

En tanto Oxford Economics predice un puntaje más cercano al nivel actual, con el S&P 500 en alrededor de 3,307 puntos a fines de 2020.

Con información de Valor Econômico