Enero registró un déficit primario de $3.766 millones

El déficit primario de enero fue de $3.766 millones debido a un incremento de la inversión social, particularmente en las prestaciones de la seguridad social, informó el Ministerio de Economía.

La información añadió que, en enero del año pasado, se había registrado un excedente primario de $20.423 millones, en tanto que el déficit financiero de enero pasado, que incluye el pago de la deuda, fue de $90.818 millones, equivalente en términos reales al del mismo mes del año pasado.

De hecho, el pago de intereses de la deuda se tradujo en erogaciones por $87.052 millones, un 13,5% por arriba en términos interanuales.

Los ingresos totales de enero ascendieron a $395.225 millones (+40,3% interanual), y en este capítulo, los ingresos tributarios avanzaron 39,2% en la comparación interanual y los aportes y contribuciones a la seguridad social se incrementaron un 37,6% respecto a igual mes del año pasado.

El gasto primario totalizó $398.990 millones, lo que representa un aumento del 50,6% interanual, precisó la cartera económica.

El 80% de este incremento está explicado por las prestaciones de la seguridad social que avanzaron un 49,3% y las transferencias corrientes, que lo hicieron a una tasa del 88,7%.

El comunicado agregó que esa dinámica “se debe a la movilidad del 8,74% otorgada para prestaciones sociales, el bono de $5.000 para 4,5 millones de jubilados y pensionados, y la puesta en marcha del programa de tarjetas alimentarias en el marco del Plan Argentina contra el Hambre”.

Estas dos últimas medidas implicaron desembolsos por alrededor de $25.350 millones, sin los cuales el gasto primario hubiera crecido en sintonía con los ingresos fiscales (+41% i.a.).

Las transferencias corrientes a las provincias registraron un impulso de $9.536 millones respecto a igual mes de 2019, lo que representa un incremento del 79,8%.

En esta línea, las transferencias a universidades ascendieron a $13.485 millones (+70,7%).

Los subsidios económicos ascendieron a $30.987 (+76,4%) y mostraron una divergencia entre aquellos destinados al transporte (+34%) y a la energía (+125,5%).

El crecimiento de subsidios al área energética se explica en parte a la cancelación de deudas impagas correspondientes al ejercicio fiscal de 2019.