Encuentro de Fernández con representantes de las cámaras empresarias y CGT

Charla a solas, chocolate caliente y la promesa de evitar el default: el encuentro de Fernández con empresarios

Fue una mañana cargada de gestualidades, con el objetivo de cambiar el clima político y económico y encolumnar a todos los sectores detrás de un mensaje presidencial.

Alberto Fernández juntó hoy a los representantes de las cámaras empresarias y de la CGT en un semicírculo en el quincho de la quinta de Olivos, mientras los colaboradores terminaban de ajustar los detalles técnicos de la puesta en escena del acto por el Día de la Independencia. Estuvo sin testigos y durante varios minutos conversando cara a cara con los hombres de negocios .

“Vamos a acordar una renegociación exitosa de la deuda”, les aseguró el Presidente a los empresarios. Los popes del sector -que suelen comentar que prefieren una negociación con mayores concesiones a los bonistas antes que un nuevo juicio para la Argentina- entendieron que Fernández se refirió a un acuerdo con una mayoría de los acreedores para evitar el default.

El Presidente escuchó uno a uno a sus interlocutores e intercambió comentarios sobre las propuestas sectoriales que cada cámara empresaria viene conversando con los ministros del gabinete. “Nos habló de la necesidad de relanzarnosde la necesidad de dinamizar una salida”, dijo uno de los interlocutores. Día de la Independencia. “Vine acá para terminar con los odiadores seriales”, dijo Alberto Fernández en el acto virtual

También coincidió el Presidente con los hombres de negocios en que “el sindicalismo actuó con responsabilidad durante la pandemia”, en alusión a los acuerdos sectoriales, que en algunos casos contemplaron reducción de salarios durante la parálisis de la actividad. Allí estaba presente uno de los dos secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, que recibió elogios personalizados en boca del Presidente.

Después llegaría el acto formal, en videoconferencia con los gobernadores, en el que Fernández llamó a “reconstruir la Argentina del mañana entre todos” y señaló que “otra Argentina empieza hoy”.

Cuando se apagaron las cámaras, el Presidente y parte del gabinete compartieron con los empresarios chocolate caliente con pastelitos. En la tertulia patria estuvieron Miguel Acevedo y Carolina Castro (Unión Industrial Argentina), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio), Eduardo Eurnekian (Cámara Argentina de Comercio), Javier Bolzico (Asociación de Bancos Argentinos), Néstor Szczech (Cámara Argentina de la Construcción) y Daniel Pelegrina (Sociedad Rural Argentina). Representantes del Grupo de los Seis (G6), muchos de los cuales habían estado en Olivos antes del anuncio de la expropiación de Vicentin.

El Presidente no les dio a los empresarios detalles de su plan económico para el día después del coronavirus, ni anticipó anuncios concretos. Por el contrario, promovió que los sectores sigan intercambiando propuestas con los ministros del gabinete para planificar la salida de la pandemia. “No habló de medidas concretas sino de ir en una dirección”, aseguró un colaborador presidencial.

Uno de los invitados del Presidente consideró: “Fue un encuentro que ayudó a ahuyentar algunos nubarrones que había dejado en el sector privado el episodio de la expropiación de Vicentin. Fernández demostró que necesita sostener un clima de acuerdos con el sector privado para encarar la salida de la pandemia”. Y agregó: “Fue felicitado por todos. Nos sorprendió que planteara al día de hoy como un mojón y porque anticipó que pretende que haya una salida relativa después del 17 de julio”.

Al finalizar el acto, Pelegrina subrayó: “El campo y la producción del interior, que no ha detenido su marcha durante el período de aislamiento, se presenta como la principal fuente de reactivación de la alicaída economia argentina. El campo tiene que ser mirado y valorado como un generador de oportunidades”.

Consejo Económico postergado

Antes de encontrarse con el Presidente, cuando traspasaron los muros de Olivos, los representantes de las cámaras empresarias habían estado unos minutos en el sector de trabajo de la quinta presidencial junto al jefe de Gabinete y a algunos de los ministros.

Los sectores vienen teniendo charlas bilaterales con las carteras del gabinete, para acercar propuestas para el camino de salida de la pandemia. Desde la construcción, por caso, ya se muestran como una mesa unificada entre las cámaras y la Uocra ante el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Y desde la SRA le vienen insistiendo al Gobierno sobre las potencialidades que tiene la exportación de carne bovina y porcina.

Hubo, también, espacio para algunos planteos. La Cámara de la Construcción planteó la necesidad de medidas de reactivación para la obra privada, tras el desplome del 76% que tuvo la actividad en abril. Y Pelegrina reclamó “señales claras que incentiven las inversiones” en el campo. En especial, pidió terminar con la medida que genera mayor irritación en el sector: las retenciones.

Los empresarios, en tanto, se fueron con la idea de que el anunciado Consejo Económico y Social, que plantearía una mesa de acuerdos intersectorial mucho más amplia, está postergado.”Pequeña obra pública”: una de las recetas que elabora el Gobierno para la pospandemia

“El Consejo Económico y Social es para más adelante, para la salida de la pandemia. Lo vamos a impulsar en cuánto la situación lo permita”, dijo un funcionarioen alusión al proyecto de ley que viene siendo anunciado desde la campaña electoral.

En el Gobierno estaban conformes por cómo salió la apuesta. Sobre todo, celebraban el gesto que quedó como saldo: que invitaron a los empresarios a mostrarse al lado del Presidente y que encontraron, del otro lado, buena aceptación.

Fuente:LA NACION