Rueda muy volátil para el dólar mayorista

El dólar experimentó una muy leve suba en el segmento mayorista y quedó sobre el final en los $ 44,80/45,00 por unidad, apenas tres centavos por encima de los valores registrados en el cierre del martes.

“La volatilidad internacional volvió a ser protagonista de la rueda local, con movimientos en los precios de la divisa norteamericana dentro de un amplio rango de fluctuación”, argumenta el especialista Gustavo Quintana.

“Los valores se movieron dentro de un sendero sinuoso que alternó con fuerte suba inicial y simétrica baja sobre el cierre de hoy.”

La demanda por cobertura acompañó en el  plano doméstico la fortaleza del dólar respecto de otras monedas en la primera parte del día. En este lapso, las órdenes de compra ejercieron presión sobre la cotización de la moneda norteamericana, llevándola a tocar máximos en los $ 45,50, cincuenta y tres centavos arriba de los valores registrados en el final previo.

Con muchas oscilaciones, los precios se mantuvieron operando por encima de los $ 45,- durante gran parte del desarrollo de la sesión, pero algo alejados de los máximos de la fecha.

Para Quintana “la presencia oficial volvió a destacarse en los mercados de futuros, con posturas de venta que intentaron contener el ajuste de los precios. En la segunda mitad de la sesión se rearmó la oferta ajustando la cotización con caídas que la llevaron a mínimos en $ 44,95 por unidad. Ya sobre el cierre una pequeña reacción los acomodó en un nivel discretamente más alto que el cierre de ayer.”

El total operado en la fecha ascendió en el segmento de contado a u$s 829,131 millones, con  operaciones en los mercados de futuros MAE por un total de US$ 5 millones,  y con un resultado de la 1º subasta oficial del Tesoro Nacional por US$ 30 millones, a un precio promedio de $ 45,1435 y un precio mínimo de $ 45,1350, y  una 2º subasta por US$ 30,-millones, a un precio promedio de $  44,9845 y un mínimo de $ 44,9510 por unidad.

El contexto internacional no da respiro

La plaza doméstica operó con muchos altibajos pero con un ajuste que finalmente fue mínimo respecto del final previo. Los precios fueron respondiendo con sus fluctuaciones a los vaivenes externos pero siempre dentro de la tutela dispensada por la estrategia de intervención oficial, que mantiene una presencia constante en los mercados de futuros. Alejados de los máximos históricos pero sin lograr una relativa estabilidad, la cotización del dólar en la plaza doméstica sigue pendiente de la regulación del Central, quien trata de suavizar los movimientos de los precios,  pero siempre acompañando la tendencia internacional.