En un día se diluyó el G20. Dólar a $38,31

En un día se diluyó el G20. El buen ánimo inversor generado a partir de la supuesta tregua en la guerra comercial entre los Estados Unidos y China en la rueda financiera del lunes, se terminó el martes.

El desplome de los indicadores bursátiles de Wall Street fue una reacción ante las dudas sobre el contenido de aquella tregua pactada entre Donald Trump y Xi Jiping. Esperable, Buenos Aires no puedo quedarse al margen del temblor del martes.

El dólar saltó a $ 38,31 y el riesgo país “voló” hasta los 726 puntos básicos. El Merval subió nominalmente 0,3%, pero si se lo compara con la suba del 2,3% que observó el tipo de cambio, el retroceso de las acciones estuvo cerca del 2%.

Así, en un día pareció diluirse el efecto positivo que había dejado la cumbre de presidentes del G20 que se realizó en Buenos Aires la semana pasada.

La trepada del dólar irrumpe cuando el Banco Central llevó la tasa de interés de las Leliq a apenas 3 milésimas por encima del 60% que fijó como piso hasta tanto se vea una baja de la inflación (ver página 15). Es una incógnita saber si el Central se animará a perforar ese piso, aunque las expectativas del REM lo avalen.

En cuanto al tipo de cambio, después de acercarse nuevamente el lunes al piso de la banda de flotación, volvió a alejarse. En cierta manera es algo lógico: dado que el Central intervendría comprando divisas cuando perfore ese piso, y la lógica indica que en ese momento el tipo de cambio volvería a rebotar.

Para este miércoles, el piso de la banda de flotación está en $ 36,208 y el dólar mayorista cerró ayer a $ 37,40, es decir que todavía hay una distancia considerable hasta que el Central se vea obligado a intervenir.

De todos modos en diciembre el Central dejará que crezca hasta un 6% la base monetaria, por el efecto estacional (aguinaldo, vacaciones, fiestas, etc). Hay que esperar a ver qué hace el público con los pesos que reciba: más allá de que el poder adquisitivo está deteriorado, habrá más pesos que podrían tranquilamente ir al dólar si el ahorrista considera que “está barato”, comparando que llegó a estar arriba de $ 40.

Está cada vez más claro que la volatilidad del mercado mundial es por ahora la regla.