En un clima de desconfianza política, el Gobierno vuelve a debatir la postergación de las elecciones

En un clima de desconfianza política, el Gobierno vuelve a debatir la postergación de las elecciones

Luego de que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, pusiera en duda las fechas de las elecciones, y en un clima cargado de tensiones entre el oficialismo y la oposición tras el fallo de la Corte Suprema a favor de la Ciudad de Buenos Aires, el Gobierno buscará retomar hoy las conversaciones con el Congreso para postergar el cronograma electoral. En Juntos por el Cambio desconfían de la estrategia del oficialismo, donde no hay una posición única y donde algunos sectores presionan para que directamente se cancelen las PASO o se unifiquen a las generales.

El ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, se reunirá mañana junto al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, con los jefes de los distintos bloques del Congreso. El encuentro se realizará a las 17 en el Salón de los Escudos de la cartera de Interior, en la Casa Rosada.

Es imposible saber qué va a pasar en las fechas posibles de las PASO”, dijo ayer Vizzotti en su habitual conferencia de prensa sobre la situación de la pandemia de Covid, y sumó incertidumbre al panorama.

Según el calendario electoral, las PASO están previstas para el 8 de agosto y las generales para el 24 de octubre, pero la intención del Gobierno nacional es postergarlas para el 12 de septiembre y el 14 de noviembre, respectivamente.

A fines de abril, el interbloque de Juntos por el Cambio dio su respaldo a la propuesta del Gobierno de postergar hasta septiembre las PASO y hasta noviembre las elecciones generales para la renovación de la mitad de las bancas de la Cámara de Diputados y de un tercio del Senado, pero pidió una cláusula que impida luego al Ejecutivo intentar cancelar las primarias y reclamó la instalación de la boleta única.

Luego de esa primera tanda de negociaciones, el gobierno nacional decidió no presentar un proyecto propio en el Congreso y voceros del Ejecutivo aseguraron que la discusión quedaba en mano de los legisladores. Algunos diputados del Frente de Todos presentaron iniciativas para postergar las elecciones, pero ningún proyecto incluyó las cláusulas que reclama la oposición. El clima de desconfianza es total: el peor temor de la oposición es que el oficialismo intente finalmente unificar las generales y las primarias, lo que habilitaría un virtual sistema de “lemas” en el que todos los candidatos de un partido sumarían los votos para la lista más votada del espacio, algo que podría beneficiar al gobierno.