En su debut, la versión a 14 días de las Leliq captó $550.000 millones

El giro progresivo que el Banco Central (BCRA) está intentando dar al manejo de su política monetaria tuvo su debut ayer con la colocación de $700.000 millones en letras de liquidez (Leliq), en el inicio, además, del esquema de dos subastas semanales (martes y jueves) y con un único llamado diario.

El 78% de la demanda ($550.000 millones) se dirigió a la nueva Leliq alargada, a vencer en 14 días, mientras que el 22% (otros $150.000 millones) se mantuvo en lo que hasta ahora era el plazo usual de siete días, ya que ambos instrumentos fueron ofrecidos ayer a la vez. Sin embargo, vale saber que el sistema de subasta permite al BCRA privilegiar las ofertas a largo plazo.

Los analistas coincidieron al evaluar que el aumento que mostró la demanda de estos instrumentos, limitada exclusivamente a los bancos, estaría reflejando que las entidades comenzaron a desarmar parte de sus colocaciones en pases pasivos -operaciones pactada a un día y por las cuales el BCRA les paga hoy una tasa de 43,75% anual- para asegurarse a plazos más largos la tasa del 50% anual que paga por la Leliq, sin distinción de plazo.

“En un contexto de tasas en baja, por decisión política, elegimos relocalizar fondos en la Leliq más extensa y a una tasa seis puntos más alta. Esa decisión estuvo influida por la experiencia que muestra que la demanda de pesos vuelve a estar en retroceso en estos días”, explicaron en la mesa de dinero de un banco privado líder.

Los bancos tenían colocados unos $800.000 millones en pases pasivos al pasado 17 de enero, día en que ese tipo de colocaciones había alcanzado un monto superior aun al de las Leliq, que rondaban los $780.000 millones. Sin embargo, ahora apuran un nuevo destino para esos fondos líquidos, dado que la demanda de crédito privada sigue planchada y que, además, según dispuso el BCRA, la tasa que les reconocerá por colocaciones a pases caerá al 35% anual desde la semana próxima y al 25% anual desde la siguiente.

Vale aclarar que esas tasas se verificarán de mantenerse la Leliq en el 50% anual (ya que se calculará al 70% y 50%, sucesivamente, de aquella).

Lo concreto fue que el stock total de deuda que el BCRA tiene emitida en Leliq “saltó en $508.822 millones ayer y el nuevo saldo es de $1.289.166 millones”, apuntó el analista financiero Christian Buteler, quien también adjudicó ese fuerte salto a una recolocación de fondos que estaban colocados a pase.

La nueva gestión del BCRA, a cargo de Miguel Pesce, tenía decidido comenzar a escapar del esquema cortoplacista con los instrumentos de esterilización monetaria apenas asumió. Según un comunicado, el alargamiento de plazos tiene por objetivo “mejorar la transmisión en la tasa de política monetaria y favorecer un mejor control de las relaciones de liquidez”.

Fuente: LN