“En la crisis hay que estar más atentos porque un error puede costar mucha plata”

El rol que tiene un operador de mesa de dinero del sector financiero puede ser crucial en días de alta volatilidad como los que se viven en estos momentos en el país, en los cuales quien opera en el mercado de capitales deber actuar “mucho más concentrado”, porque “cada error que se tiene a hora de operar puede costar mucho dinero”, advirtió el director de Portfolio Personal Inversiones (PPI) Lucas Gardiner.

“Son días muy movidos para los operadores los que se viven en estos momentos de volatilidad, de crisis”, explicó Gardiner a Bank Magazine, al tiempo que subrayó que “se ve todo tipo de humor entre los inversores, y por ahí con poca diferencia de tiempo hay gente que pasa del pánico a la euforia, del optimismo al pesimismo”.

El ejecutivo remarcó que “en días movidos, con tanta volatilidad hay que estar mucho más concentrado porque cada error que uno tiene a la hora de operar puede costar mucha plata”.

Insistió que “hay que tener mucho cuidado, tratar de abstraerse del día a día y hacer un análisis más frio de las cuestiones”, y consideró que “hay que llegar a conclusiones más de mediano plazo y hacer análisis fríos porque si uno se deja llevar por la volatilidad del día, a día, puede ser perjudicial”.

Gardiner destacó que “estos son días en los que hay que tener mucha conducta como trader y estar atentos con las órdenes para frenar las pérdidas, los stop loss, y con la presión de salida de un activo, tanto para arriba como para abajo, y respetarlos a rajatablas”.

“Este comportamiento vale tanto para ahora que caen los activos como en la euforia cuando suben”, remarcó el director de PPI, quien indicó que “hay un parte en la diaria de un operador que es igual en estos días: a la mañana mira los diarios, lee las noticias sobre cómo abrieron los mercados, los bonos que empiezan a operar antes que abra el mercado local, observa los mercados emergentes, la tasa a 10 años”.

Señaló que “la rutina es la misma, pero estos momentos permiten menos relajación, no hay espacio para ir a hacer trámites, hay que estar más temprano en la mesa, tratando de actualizar los precios muchos más seguido”.

Puntualizó que “en días como estos se generan variaciones importantes”, por lo cual afirmó que “hay que tener ésos valores actualizados para no estar en un lugar erróneo a la hora de dar información al cliente”.
También remarcó que “hay que manejarse con precios indicativos, la cotización en firme dura menos tiempo”, y precisó que “no se pueden dejar cotizaciones en firme mucho tiempo porque se puede perder plata y o dejar de ganar”.

Gardiner subrayó también que “tanta volatilidad y castigo a los activos argentinos juegan en contra de la captación de nuevos fondos, es más difícil atraer nuevos inversores”.
Explicó que “los mercados tienen componentes psicológicos muy fuertes”, y evaluó que “depende de cómo reacciona cada uno”.

“Vemos gente entrar en pánico, gente súper pesimista y otra que no ve un default y cree que puede obtener mejores rendimientos en estos momentos”, indicó el ejecutivo, quien añadió que “hay gente intranquila, otra que se queda tranquila cobrando flujos de fondos, otra que hace trading”.

Puso de relieve que “si uno opera tiene que saber que va a tener menos, es imposible tener siempre más”, y subrayó que “el asunto es que ese ‘tener menos’ no se convierta en un menos gigante sino en uno pequeño”.

Insistió con que “el componente psicológico es muy importante”, y señaló que “en momentos de crisis hay gente que vende y no sabe por qué”. “Hay gente que vende porque no quiere saber más nada del tema, necesita sacárselo de la cabeza, y no lo hace con ninguna racionalidad”, remarcó Gardiner.

Indicó que “cuando los mercados se tornan muy irracionales, hay que tener cuidado”, porque advirtió que “tampoco sirve aplicar la racionalidad en el corto plazo ya que el mercado puede mantener la irracionalidad por largo tiempo”.
Leandro Selén