En julio, el 50% de los ahorristas compró hasta US$500, pero prevén un aumento

Tras conocerse el domingo pasado que se había fijado en US$10.000 el límite para comprar libremente dólares para atesoramiento, el presidente del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, dijo que la medida afectaba solo al 2% de las personas que adquieren divisas, algo que los datos oficiales confirman. Más aún: según el relevamiento mensual del BCRA, uno de cada dos argentinos que compraron dólares durante julio adquirió menos de US$500.

Sin embargo, bancos y analistas dijeron que el promedio de compra habría subido en agosto después de las elecciones primarias, ya que a las compras menores se sumó en algunos casos la dolarización de plazos fijos en pesos y también habría aumentado la cantidad de personas que compraron divisas.

De acuerdo con los datos oficiales, en julio hubo 1.548.759 personas en todo el país que compraron dólares, de las cuales solo 26.005 (2%) realizaron transacciones bancarias para comprar más de US$10.000. En contrapartida, 754.909 individuos (49% del total) compraron menos de US$500. Además, durante ese mes, 727.837 personas (47%) compraron entre 500 y 5000 dólares, y poco más de 40.000 individuos (3%) adquirieron entre US$5000 y US$10.000.

Incluso si se tiene en cuenta la performance de las transacciones de compra de divisa norteamericana desde principios de año, solo 138.247 individuos compraron por encima de la actual limitación. Mientras que casi ocho millones fueron pequeños ahorristas que compraron por debajo de la nueva restricción.

En valor nominal, durante julio se compraron en el país más de 2302 millones de dólares, de los cuales US$1.589.537.469 fueron adquiridos en transacciones inferiores a US$10.000. La suma restante, US$712.568.171, correspondió a transacciones superiores a ese monto.

Consultado por la nacion, el analista financiero Christian Buteler dijo que hacia adelante hay que diferenciar la capacidad de ahorro de las personas del traspaso de plazos fijos en pesos a dólares. “Con la capacidad mensual de ahorro estás cubierto porque a nadie le sobran más de $600.000. Sí debe haber habido en agosto un traspaso de plazos fijos, lo que te va a dar un promedio más alto de compra no por ahorro, sino por dolarización de cartera. Esto es algo lógico, normal, que se da en todas las elecciones, y en esta, aún más”, explicó. Opinó además que el dólar blue no va a ser tan importante en los próximos meses porque para el flujo de ahorro alcanzan y sobran los US$10.000 en el nivel que está el tipo de cambio y los sueldos.

Por su parte, el jefe de research de Balanz, Ezequiel Zambaglione, dijo que desde el 12 de agosto (lunes posterior a las PASO) salieron de plazos fijos $52.000 millones porque “todo el mundo tenía la sensación de que con Alberto Fernández iba a haber cepo, una baja de tasas y un dólar más alto. Así, todos salieron a comprar dólares”.

“Sin la información del Central de agosto es difícil ver si serían minoristas o no, pero la noticia era tan evidente que todo el mundo salió a comprar, aunque solo fuera por la incertidumbre”, agregó.

En su evaluación, el flujo que se destina al ahorro no va a cambiar, pero, dado el evento, el ahorrista dolarizó todo lo que podía: el flujo y el stock. Y en cuanto a agosto y la primera semana de septiembre, dijo que el promedio de compra puede haberse mantenido igual, pero seguro va a aumentar la cantidad de compradores. Por caso, el fin de semana de las PASO (10, 11 y 12 de agosto) en Balanz se abrieron 900 cuentas para comprar dólares (en esta consultora financiera se puede abrir una cuenta y operar online), cuando el promedio mensual es de 200 a 300 cuentas.

En tanto, fuentes de un banco privado de primera línea dijeron que en la primera semana de septiembre -cuando se dio la dolarización más fuerte- el promedio de operación se acercó a los US$900 por persona, mientras que en las entidades públicas el promedio habría sido más bajo.

Por su parte, el gerente general del Banco Piano, Francisco Mendonça, también anticipó que el promedio de compra de dólares minorista va a aumentar porque se verificó que parte de la gente pasó sus depósitos en pesos a dólares. “Al mes de agosto hay que dividirlo en dos: una primera mitad más parecida a julio y la otra, después de las PASO, con una mayor dolarización de cartera, prueba al canto que se terminó en el control de cambios. Pero si bien la demanda aumentó un poco, no se duplicó. En ventas diarias tal vez estemos más altos que julio”, analizó.

Con respecto a la primera semana de septiembre, dijo que, tras el anuncio de las medidas, el lunes y el martes hubo más movimiento, mientras que desde el miércoles en adelante los niveles fueron parecidos a los promedios de julio pasado.

LA NACIÓN