En crisis. La industria “a media máquina”

El uso de la capacidad instalada de la industria de junio se ubicó casi en los mismos niveles que en enero de 2016, es decir, a comienzos del Gobierno de Mauricio Macri.

En el sexto mes de este año, la capacidad instalada de las fábricas tuvo una utilidad de apenas el 61,6%, lo que significó una caída del 5,3% en comparación interanual y se ubicó en el segundo peor registro del año, apenas por encima de la actividad de enero.

El principal factor que explica este escenario es sin dudas la caída del consumo, responsable de la drástica caída de la producción de alimentos y bebidas. Los datos fueron proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Según el informe, el bloque de alimentos y bebidas usó su capacidad instalada en tan sólo el 59,1% en junio, sensiblemente inferior al que registró en el mismo mes del año pasado cuando el 64,3% de las máquinas estuvieron encendidas.

Entre los sectores con mayores dificultades figura la industria automotriz, que se encuentra ya con más de la mitad de la capacidad operativa de sus plantas ociosa. Se ubicaron en el 47,7%, mientras que un año atrás se posicionaban en el 55%.

Además, la metalmecánica estuvo con sus fábricas trabajando al 53,6%, mientras que doce meses antes estaba al 58,6%, lo que se explica por el efecto de la sequía. Hubo una menor demanda del sector agrario, en lo relacionado con maquinaria, y en línea blanca y envases de metal.

Por otro lado, la industria textil estuvo operativa al 55,4% de su potencial, por debajo del 66,2% que mostraba 12 meses atrás. La merma se debe a menor elaboración de tejidos y de hilados de algodón, que se vincula con el menor nivel de pedidos por parte de los rubros fabricantes de prendas de vestir y otras confecciones.

Otro sector que sufrió el impacto de la sequía fue el de sustancias y productos químicos. Durante el sexto mes produjo al 61,8% de su capacidad, por debajo del 67,5% del año pasado y la mayor parte debido a la menor demanda de agroquímicos. También hubo menos demanda de materias primas plásticas, detergentes y jabones.

En tanto, los productos de caucho y plástico presentaron un nivel de 54,8%, también por debajo del año pasado. Finalmente, el sector de impresión y editoriales estuvo por debajo del promedio general con el 60,1%.

Entre las industrias con balances positivos se encuentran la siderurgia, que en junio produjo al 80%, por encima del 73,7% del año pasado. Y también papel y cartón se posicionó al 71,7%, Minerales no metálicos al 70,6%, refinación de petróleo al 68,7% y producción de tabaco al 68%.

(Con información del INDEC y Ámbito Financiero)