En alerta: poca lluvia y baja de precios complican la campaña

A la falta de precipitaciones que se extiende en gran parte de la principal región agrícola, que provocó ya un recorte de 3 millones de toneladas de la cosecha por un valor de U$S 600 millones, se suma que los precios de los granos están pinchados. 

El climatólogo Leonardo De Benedictis describió que hay un déficit de agua muy importante en el sur de Córdoba, sur de Santa Fe, centro y oeste de Buenos Aires y la La Pampa, siendo la parte más crítica en el país. “No hay lugar que tenga buenas reservas, salvo algunos puntos del NEA”, indicó.

En este sentido, según el mapa de los Estados de Humedad de la Capa Arable que mide la Facultad de Agronomía de de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), que marca el agua disponible para las raíces de los cultivos, hay entre 0% a 20% de agua útil en la mayoría de la pampa húmeda al 9 de diciembre cuando tendría que estar al 100% para estar de forma óptima.

Informó que a coto plazo habrá episodios importantes de agua en el noreste del país para el fin de semana, pero para la zona más crítica se esperan lluvias recién para fines de la semana entrante.

Ya pensando en enero y febrero, momento donde se definen los rendimientos de la soja y maíz sembrados de forma temprana, De Benedictis sostuvo que “la situación seguirá siendo complicada porque si bien hay una cierta tendencia a que se normalicen las precipitaciones, difícilmente llegue la reactivación porque el aumento de las lluvias es muy progresivo y el déficit de agua es muy importante. Siempre vamos corriendo por atrás”.

Con este panorama adverso, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectó una caída en la cosecha total de los seis principales cultivos (trigo, cebada, soja, maíz, girasol y sorgo) en relación a la primera estimación de septiembre, con una baja de 131,7 millones a 128 millones de toneladas.

Esto se debe a la pérdida de 2,5 millones de toneladas de trigo y 600.000 toneladas de cebada por la ausencia de las precipitaciones. Y esto ya generó pérdidas por casi U$S 600 millones de los casi U$S 30.000 millones calculados en un primer momento.

Por otro lado, a pesar que aún la ventana de siembra está abierta, hay incertidumbre si los productores podrán sembrar las 17,7 millones de hectáreas de soja y las 6,4 millones de hectáreas de maíz proyectadas al inicio de la campaña por la falta de humedad en los suelos.

“La ventana de siembra de la soja de primera ya pasó y ahora pasa todo todo de segunda. Puede quedar superficie sin sembrar pero todavía es muy temprano para dar alguna precisión”, señaló Hernán Fernández Martínez.

A esto, se agrega una merma en los valores de los principales granos. Al 11 de diciembre, en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) la Soja Mayo 2020 cotizó a U$S 230 por tonelada cuando hace un año era de U$S 243 por tonelada, un 5,6% menos. La posición Julio 2020 para el maíz marcó U$S 125 por tonelada mientras que a igual fecha de 2018 era de 142 por tonelada, una merma de 13%. Y el valor del Trigo Disponible (está en plena cosecha) es de U$S 170 por tonelada contra los U$S 200 del ciclo anterior, la baja más pronunciada del orden del 15%. 

Ahora bien, ante esta compleja situación, el Gobierno de Alberto Fernández recaudaría menos de lo que esperaba en concepto de retenciones. Primero, por la caída de la producción de granos. Y por el el otro lado, con la posibilidad de que haya un aumento en las retenciones, los productores adelantaron ventas de su producción que todavía no han cosechado (salvo el trigo que ya se recolectó el 70% del área) para esquivar esta alza en la alícuota.

Según las declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) para el ciclo 2019/20, con datos actualizados al 11 de diciembre, los productores vendieron 18 millones de toneladas de maíz versus los 4,3 millones a igual fecha de 2018; 11.6 millones de toneladas de trigo contra 5,9 millones del año pasado; y 5,4 millones de toneladas de soja frente a las 600.000 toneladas del ciclo previo.

Fuente: Clarín