Eliaschev, CEO de Lazard: “Se seguirán requiriendo tasas elevadas hasta tanto aclare el panorama político”

Lazard (NYSE: LAZ) nació en 1848 y es una de las firmas de asesoría financiera y administración de activos de mayor importancia en el mundo, ya que tiene presencia en 27 países en América, Europa, Asia y Australia. Además es uno de los cuatro bancos de inversión globales más grandes en términos de ingresos por asesoramiento financiero a nivel mundial En Argentina opera desde 1981. Por su relevancia, BANK MAGAZINE dialogó en exclusiva con Matías Eliaschev, licenciado en Economía y CEO de Lazard América Latina (menos de México y Brasil). – Por Mariano Jaimovich

-¿Qué objetivos se propusieron a cumplir este año?

-Lazard opera en el país con el equipo de banqueros de inversión especializados en fusiones, adquisiciones y reestructuraciones financieras más grande del mercado. Aspiramos a mantener nuestro liderazgo con independencia de la coyuntura política y económica de corto plazo.

-¿Qué perspectivas tienen para el corriente período?

-Esperamos que el nivel de actividad de fusiones y adquisiciones durante 2019 continúe afectado por la incertidumbre asociada a las elecciones presidenciales y el difícil contexto macroeconómico. Sin embargo, el deterioro en el nivel de actividad económica observado desde abril de 2018, la fuerte suba de tasas de interés y las dificultades para acceder a los mercados de capitales internacionales para emisores argentinos ha contribuido a aumentar de manera significativa el nivel de actividad en nuestra practica de reestructuraciones financieras. Lo anterior nos permitirá compensar el menor volumen en actividad transaccional de fusiones y adquisiciones en el país.

-En base a este panorama, ¿cuál será su rumbo como empresa?

-Lazard continuará acompañando como asesor financiero de confianza a sus clientes locales e internacionales en sus operaciones en el país, con el compromiso ya distintivo de nuestra firma por las relaciones a largo plazo, con foco en la excelencia, la discreción, la integridad y las soluciones creativas a problemas complejos.  

-El mercado bancario es cada vez más competitivo, ¿en qué aspectos están haciendo foco para diferenciarse del resto del sector?

-Somos uno de los cuatro bancos de inversión globales más grandes en términos de ingresos por asesoramiento financiero a nivel mundial, pero a diferencia de la mayoría de sus competidores, el negocio de asesoramiento financiero constituye una pieza central en la estrategia de la firma, representando un 55% del total de ingresos.

-¿Y en Argentina?
En Argentina, Lazard es el banco de inversión global con mayor presencia local y con el mayor número de transacciones en los últimos 3 años. Su presencia y conocimiento local, combinado con el apoyo de uno de los equipos líderes en asesoramiento de entidades financieras a nivel global, se constituye en un valor diferencial para nuestros clientes financieros realizando transacciones en el país.

-¿Cómo ve al sector bancario argentino?

-Con respecto a nuestra visión sobre el sector bancario argentino, si bien el volumen actual de fusiones y adquisiciones está afectado por la incertidumbre electoral y coyuntura económica, creemos que es uno de los sectores con mayor potencial de actividad estratégica, potenciado por un esperable proceso de consolidación en el mediano plazo. Argentina tiene actualmente uno de los menores niveles de penetración bancaria de la región, y su sistema financiero está altamente fragmentado en relación a lo que ocurre con otros mercados comparables. Por otro lado, tal y como viene ocurriendo en los mercados bancarios mundiales, las crecientes presiones regulatorias y sus costos asociados, el impacto de la disrupción tecnológica, y los crecientes requerimientos de inversión en tecnología son un fuerte catalizador de fusiones y adquisiciones entre bancos. Esto posibilitará lograr los niveles de escala y eficiencia necesarios para poder operar de manera sustentable en mercados cada vez más competitivos.  

-¿Qué análisis realiza del momento actual del país?

-El modesto avance conseguido en la normalización de las cuentas públicas hacia comienzos del año 2018, combinado con un deterioro en el escenario internacional, llevó al Gobierno a recurrir al FMI para viabilizar su plan de financiamiento y controlar la turbulencia financiera desatada. Con el apoyo de dicho organismo, un agresivo plan para conseguir aceleradamente el equilibrio fiscal primario, y una política monetaria decidida a mantener el tipo de cambio estable en el corto plazo, la Argentina transita un año signado por la incertidumbre propia de un año electoral y el impacto recesivo de políticas fiscales y monetarias contractivas. Esperamos que el avance en la normalización fiscal y la gradual reducción en los niveles de incertidumbre política permitan liberar el potencial de la economía argentina para los próximos años.  

-¿Cómo se adaptan al año electoral y a la crisis económica?

-Con sus 170 años de historia a nivel mundial y casi 40 años en Argentina, Lazard es una entidad con probada experiencia en transitar los desafíos de entornos cambiantes. Los clientes asignan gran valor a las entidades que los acompañan no solo en las fases expansivas del ciclo sino también en los momentos más desafiantes, como los que hoy afronta la Argentina. Nuestra apuesta es redoblar la cobertura de clientes y brindar soluciones creativas a los complejos desafíos que presenta el entorno.  

-¿Cómo ven las tasas y la liquidez del sistema?

-Luego de las turbulencias experimentadas durante 2018, la estabilidad cambiaria y financiera se ha constituido en un objetivo prioritario para el Gobierno y el FMI en este año electoral. La política monetaria contractiva se convirtió en una herramienta central del Ejecutivo a tal fin. En ese sentido, creemos que se seguirán requiriendo niveles elevados de tasas hasta tanto se aclare el panorama político, reduciéndose el nivel de incertidumbre y percepción de riego por parte del mercado.  

-¿Qué puede pasar con los créditos y mora del sistema?

-Vemos un 2019 con  préstamos bancarios menos dinámicos que en años anteriores, luchando por mantener el ritmo del incremento de precios. Por su parte, el deterioro en la actividad económica y los crecientes niveles de desocupación seguirán impactando en los niveles de mora del sistema bancario, especialmente en los segmentos de consumo. Esperamos que esta dinámica de corto plazo se revierta una vez se normalice la situación local.  

-Con respecto a las tasas, ¿por qué sube más la aplicada en los créditos y tarda más en incrementarse la renta en los plazos fijos?

-La reducción en los retornos ajustados por riesgo que los bancos esperan por sus préstamos bancarios, como consecuencia del deterioro en la situación económica y el incremento en los niveles de incertidumbre política, contribuyeron a elevar la tasa a la que los bancos están dispuestos a prestar, en especial en el contexto de atractivos rendimientos de títulos emitidos por el Gobierno. En cuanto a las tasas pasivas, entendemos que el menor dinamismo en las colocaciones de préstamos contribuye a que los bancos sean menos agresivos en términos de interés para la captación de depósitos.  

-¿Qué considera que puede pasar con los plazos fijos en dólares?

-La moneda estadounidense es uno de los refugios habituales con los que ha contado el argentino para proteger el valor de sus ahorros frente a entornos de alta volatilidad. La demanda de depósitos en dólares dependerá, por tanto, de lo que nos depare un 2019 marcado por las vicisitudes del proceso electoral. Un escenario de reducción en los niveles percibidos de riesgo debería desincentivar el desarrollo de dicho instrumento.  

-¿Cómo estima que el Banco Central se manejará con los encajes?

-La posición del Banco Central frente al tema de los encajes irá de la mano con la suerte del mercado cambiario y la estabilidad financiera. En la medida que los niveles de incertidumbre se mantengan, no esperaríamos que se relajen las actuales políticas de encajes bancarios.-