Elecciones. La historia juega a favor de Wall Street

La bolsa estadounidense celebró el miércoles con ganancias, que fueron incrementándose conforme avanzaba la sesión, las distintas lecturas que se extraen de los comicios legislativos de medio mandato. La primera de ellas, a pie de parqué, es que con la subida del 2,12% del S&P 500, este se sitúa a un paso de abrir la puerta al rally de Navidad si logra mantenerse por encima de su resistencia, en los 2.810 puntos, que ha superado por los pelos este miércoles. Lo que el mercado cotizó fue, en primer término, la tranquilidad que se deduce de un resultado electoral que ya anticipaban las encuestas, sin sustos de última hora.

Además, los inversores interpretaron que una mayoría demócrata en la Cámara de Representantes frenará muchas de las políticas agresivas que ha llevado a cabo la Administración Trump los últimos dos años, como la guerra comercial. “Los mercados típicamente se comportan bien cuando hay cierta pluralidad en el Congreso. Los inversores se sienten cómodos con la sensación de estabilidad que se genera y con que, por lo tanto, los cambios, de producirse, no serán muy rápidos”, reconocen desde Principal Portfolio Strategies, en declaraciones al financiero The Wall Street Journal.

Por último, tampoco pasa por alto lo favorable que han sido las medidas adoptadas por la Casa Blanca en los últimos dos años para Wall Street. Entre ellas, la rebaja de impuestos a las empresas, el proteccionismo en sus fronteras o el plan de infraestructuras -todavía por definir-. Desde que Donald Trump ganó las elecciones el 8 de noviembre de 2016, el S&P 500 se ha revalorizado más del 30%, cerrando este miércoles sobre los 2.813 puntos. “El resultado de estos comiciones hace más probable la reelección de Trump en 2020”, afirman en M&G.

“Si bate la cota del 2.810 y el Nasdaq 100 perforara también los 7.320 puntos”, asegura Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader, el escenario de corrección de las últimas semanas cambiaría. “Si superan estos niveles se pondría en cuestión la caída a los mínimos del año”, concluye el experto, y que llevó al S&P a cotizar con pérdidas superiores al 1% a finales de octubre.

Desde entonces, su subida va ya por el 6%. Por su parte, el selectivo tecnológico fue el más alcista con ganancias del 3,07%, que le auparon hasta los 7.203 enteros, a menos de un 2% de su techo. Y, de cara a lo que resta de año, la estadística está del lado de los alcistas. “La historia muestra una fuerte subida de las acciones tras una elecciones de medio mandato”, recuerdan desde Legg Mason. Según datos elaborados por Bloomberg, de media el S&P 500 ha registrado históricamente ganancias del 10,7% tras unas midterm.

Entre los nombres propios destacó el sector de cuidados de la salud. El hecho de que los demócratas, a favor de retomar el programa Obamacare, no puedan sacar adelante esta iniciativa al no haber recuperado el control del Senado hizo que gigantes como UnitedHealth – cuya capitalización supera los 265.000 millones de dólares- subieran un 4,16% o firmas como DaVita -gestora de clínicas- otro 10%.

La compras se extendieron a la deuda americana. El ‘papel’ a diez años redujo tímidamente su rentabilidad hasta el 3,19% -frente al 3,22 al que cotizaba el martes-. Los inversores calculan que la Fed no elevará el precio del dinero en la reunión que termina este jueves, sino en la de diciembre, hasta tipos del 2,50%.