El secreto para tener al dólar controlado en tu bolsillo

El futuro de dólar actúa como un seguro de cambio. Permite fijar un tipo de cambio a futuro y así olvidarse de los vaivenes y la incertidumbre que provoca el dólar.

Por MARIANO GORODISCH

Muchas empresas padecen en estos días las consecuencias de la abrupta suba del tipo de cambio que se dio en las últimas semanas. Son todas aquellas que tenían su capital de trabajo en pesos (saldos bancarios, cheques en cartera y cuentas a cobrar en la calle) y obligaciones que pagar en dólares y/o mercadería e insumos importados o dolarizados que reponer.

Al igual que la “humedad”, lo que mata es la volatilidad. Algo que está claro y que no va a cambiar, es que el dólar es volátil e imprevisible. Y cuando hablamos de volatilidad, nos referimos a sorpresivas subas y bajas de su cotización.

Si consideramos que se vienen tiempos de más incertidumbre internacional, es seguro que la volatilidad aumente aún más y por ende será más difícil prever cual será el valor de la divisa en un día, en una semana, y aún más en un mes. Y eso, sin lugar a dudas, genera mucha inquietud en quien gestiona un negocio.

Pero hay una solución para matar esa volatibilidad: el “futuro de dólar”.

“El futuro de dólar actúa como un seguro de cambio. Permite fijar un tipo de cambio a futuro y así olvidarse de los vaivenes y la incertidumbre que provoca el dólar. Al desaparecer el efecto variable del tipo de cambio, las Pymes pueden concentrarse en ser competitivas, sin morir en el intento”, explica Mariano Sardáns, CEO de FDI.

Pasa a detallar:

” A los importadores y/o vendedores de productos o servicios con insumos dolarizados, los vuelve más competitivos: la suba del dólar deja de ser un temor. Pueden vender en pesos, a plazo y sin cláusulas de ajuste. Desaparece el riesgo de perder el margen de ganancias o -peor aún- de no poder siquiera reponer el stock. Esta herramienta les evita perder ventas cuando exageran y le cargan a las facturas un tipo de cambio demasiado alto para estar cubiertos.

” Para los exportadores y/o vendedores de servicios en dólares, su uso es también altamente beneficioso. Les permite vender a plazo sin por ello estar expuestos a la baja del dólar dado que sus ventas son en esta moneda pero sus costos son en pesos (corriendo el riesgo de perder el margen de ganancias o, peor aún, de haber vendido a pérdida).

” Un tercer grupo de beneficiados son quienes quieren asegurarse la dolarización de todo o parte del capital de trabajo en pesos (caja operativa + cuentas a cobrar + otros no dolarizados) o los saldos transitorios colocados a tasa (en Lebacs, por ejemplo) sin por ello tener que desarmar la inversión.

“El seguro de cambio es fácil de instrumentar, sencillo de operar y está al alcance de cualquier PYME. No se necesita ser una gran multinacional para acceder a esta herramienta. La clave pasa por un buen asesoramiento para definir qué proteger y cómo estructurar la operación”, concluye Sardáns.

Liberarse de la volatilidad del dólar no es algo menor para una Pyme, la cual ya tiene bastante incertidumbre con el día a día de su actividad.