El riesgo país arriba de 800 condiciona las expectativas

Los temores sobre la capacidad de pago de la deuda impulsaron un fuerte castigo a los bonos argentinos la semana pasada y dispararon el riesgo país.

El indicador que mide JP Morgan tocó 835 puntos y cerró el viernes en 808 unidades, lo que significó un alza semanal del 3,3%. Una mala señal para la estabilidad a futuro.

Los malos datos de actividad de marzo que sembraron más dudas sobre el programa financiero pos-2019 y el clima electoral fueron los motores de la aversión hacia los activos argentinos.

De hecho, los títulos de deuda de corta duración llegaron a rendir más del 15% anual en moneda dura. Los seguros contra default a cinco años marcaron el récord de la era Cambiemos, 904 puntos, y terminaron la semana en 897.

En ese marco, Ecolatina advirtió que los muy altos indicadores de riesgo durante días de baja del tipo de cambio, que podrían alentar perspectivas de recuperación de la actividad, en rigor auguran más tensión cambiaria. “Esta aparente paradoja responde, principalmente, a que este escenario de dólar calmo no es percibido por el mercado financiero como permanente sino como coyuntural. Una vez que las agroexportaciones atenúen su flujo (la baja se sentiría hacia el 3° trimestre), el dólar retomaría su curso alcista. Y las expectativas e incertidumbre electoral podrían anticipar esta dinámica”.

BAE