El resultado de las bolsas en enero marca la tendencia del año en el 63% de los casos

Ayer dio comienzo el año 2020 en el mercado bursátil. Lo hizo con alzas cercanas al 1 por ciento en los principales selectivos de renta variable en Europa, entre los que se encontraba el Ibex 35, con ganancias que alcanzaron el 1,5 por ciento al cierre de la sesión. Y como en la vida cotidiana, a la llegada del año nuevo vienen asociados los propósitos e intenciones que tienen los inversores para el resto del ejercicio. Algo a tener en cuenta a la hora de entrar en bolsa. No en vano el comportamiento de los principales selectivos en el primer mes del año es premonitorio para el resto del ejercicio.

Así lo demuestra la estadística con los grandes índices de uno y otro lado del Atlántico. En el S&P 500, en el EuroStoxx 50 e incluso en el Ibex 35, el comportamiento de las bolsas en enero ha marcado la tendencia del resto del año en un 63 por ciento de los casos en las últimas tres décadas (desde 1990). Y eso es algo nada desdeñable, teniendo en cuenta que seis de los últimos diez años han registrado un enero alcista.

“Las ventajas de invertir atendiendo a la estacionalidad son muchas”, afirma Albert Parés, gestor de Annualcycles. “Tener en cuenta el ciclo anual nos da un ratio de acierto más alto”, señala el mismo experto, que proporciona a sus clientes el mejor momento en el que invertir en determinados activos, según el comportamiento que hayan registrado en los últimos años.

“La ciclicidad de los índices en los meses del año es evidente”, señalan algunos analistas, no obstante, tal y como indican desde Annualcycles, la selección de valores sigue siendo esencial a la hora de acertar.

Infografía que publica este viernes, el diario español El Economista, con información de Bloomberg

Los primeros niveles a vigilar Sea como sea, las bolsas llegan al nuevo año después de haber registrado un 2019 históricamente alcista. Sin embargo, estas alzas generalizadas que se han visto en el mercado bursátil a lo largo del pasado año han acabado dando lugar a una cierta sobrecompra, que en la recta final del año ha impedido a índices como el EuroStoxx 50 superar las resistencias de corto plazo a las que se habían encaramado en las últimas horas del ejercicio pasado.

Para 2020, los deberes del índice europeo pasan por batir los altos de 2015, en los 3.836 puntos. “Mientras no se alcance este objetivo consideraremos eventuales caídas y consolidaciones como normales”,

“Por el contrario”, prosigue Cabrero, “la consolidación no irá a más mientras no profundice por debajo de los 3.722 y, sobre todo, los 3.706 puntos, donde abrió un hueco al alza y por donde discurre actualmente la directriz alcista que viene guiando las alzas a la perfección durante los últimos meses”, afirma el experto.

En el caso del Ibex, la zona de los 9.750 puntos, que desde hace varias semanas viene siendo señalada desde Ecotrader por presentarse como el techo del canal que ha acotado las subidas del selectivo español durante los últimos meses, se ha mantenido en las últimas horas como un techo que no se ha podido superar, a pesar de las alzas de la primera sesión de 2020.

“Desde los 9.700 puntos, el selectivo español ha optado por seguir consolidando posiciones, pero esto es algo que no deteriorará las posibilidades alcistas a corto/medio plazo del índice mientras no cierre una sesión por debajo de los 9.468 puntos”, asegura el experto técnico.

“El objetivo mínimo que manejamos para el índice en 2020 se localiza en torno a los 10.300 puntos, que correspondería a resistencias análogas e históricas en el Ibex con dividendos netos, si bien es cierto que no se pueden descartar objetivos en los 10.800-11.200 puntos”, vaticina Cabrero.

El reto de 2020 para el EuroStoxx es batir los máximos de 2015, situados en los 3.836 puntos

El Economista, España