El restaurante de un argentino, 3º entre 50 mejores

El restaurante Mirazur, del chef platense Mauro Colagreco, ubicado en la Costa Azul (Francia), fue seleccionado tercero en los premios “The 50 best” de los 50 mejores restaurantes del mundo, detrás del ganador, la Osteria Franciscana, de Massimo Bottura (Módena) y del español El Celler, de Can Roca.

Durante esos años que marcan a fuego la transición de niño a hombre sin escalas —y también sin pasaje de vuelta—, aprendió que, en la primera línea, no hay fortaleza mayor que la determinación. También comprobó que de nada sirve la fibra física sin maña, que poco importa el nervio mental sin objetivo,que no basta el hálito espiritual si falla la imaginación. Durante esos años en los que se lució como pilar en las inferiores de La Plata Rugby Club, forjó el carácter autodisciplinado que le permitió triunfar, poco más de una década después, en una liga mucho más competitiva e implacable: la haute cuisine francesa

“En esa época, ya había detectado en él ese carácter determinado: arrancaba y arrasaba con todo. ¡Era una bestia!”. Decir que Luis Colagreco es el orgulloso padre del chef argentino
más encumbrado del momento es decir lo obvio. Y, sin embargo, es imposible obviarlo. Contador, casado desde 1965 con Rosa América, escribana, fue padre de Ana, Laura y Carolina hasta que llegó el varón. Y con él, la inquietante experiencia de verse reflejado y saber quebrar a tiempo ese espejo en que sólo uno de ambos podía mirarse.

“Una mirada a mi sur natal”. Tal es el significado (¿acaso profético?) de Mirazur, el nombre que tenía el restaurante que funcionaba previamente en el solar donde Colagreco no cesa de
cosechar laureles. Es un edificio de los años ‘30 que balconea sobre el Mediterráneo, de cara a los alpes marítimos y a Menton, una villa vacacional situada a pocos kilómetros de Italia
y del Principado de Mónaco.

 

Fuente: Cronista.com