El regreso de las criptomonedas: adónde están las oportunidades

Luego de la vertiginosa caída de la cotización en estos últimos años, y tras un leve recupero, vuelve la ilusión del valor que conllevan intrínsecamente las criptomonedas. Por Sergio Morales, presidente del Centro Latinoamericano de Inversiones

Pongamoslo así, Agustina tiene 7 años y, como otros millones de niños, utiliza “moneditas virtuales” para comprar cosas en los juegos de su teléfono celular. Todavía no conoce lo que es una criptomoneda, pero ya tiene claro el concepto. Esto evidencia, que es parte de una generación que comenzará a usarlas en un futuro cercano, de forma masiva y cotidiana.

Ahora bien, más allá de lo conceptual, técnicamente las criptomonedas son un código informático de emisión descentralizada, guardado y registrado por el usuario, pero localizado y controlado por todos sus usuarios a la vez en tiempo real a través de sus computadoras.

Por lo tanto, es el conjunto de la comunidad de usuarios quien garantiza que esa moneda existe y que ha sido transmitida de una persona a otra, lo que se conoce como modelo P2P (peer to peer).

Sin embargo, la cuestión polémica nunca fue su utilidad como vemos, sino su aceptación. Al igual que una lengua — para que no muera las personas deben hablarlo — una moneda para su uso primero debe ser aceptada.

Al  eliminar la intermediación y regulación bancaria, las autoridades son reacias a legitimar este tipo de divisas. En otras palabras, lo verdaderamente revolucionario de estas monedas es la mutación tecnológica de quién crea y controla ese dinero.

Y, si bien su uso todavía es minoritario, su desarrollo en los últimos años experimenta un boom financiero con la creación de centenares de criptomedas de diferentes usos. No obstante, si a una persona en la calle se le pregunta sobre monedas digitales, posiblemente le viene a la mente el bitcoin.

No es para menos, al ser esta la primera, se logró posicionar como marca, al igual que “plasticola” en los artículos de pegamento blando o “curita” en las cintas adhesivas para lastimaduras. Sin embargo, veamos las tres criptomonedas principales del mercado.

BITCOIN

Como mencionamos anteriormente, la primera criptomoneda de la historia comienza a gestarse entre los años de 2007 y 2009, lo que hoy conocemos como “bitcoin”. De su creador solo se conoce su pseudónimo, Satoshi Nakamoto, lo que hizo muy atractivo y enígmatica esta nueva tecnología desde el inicio.

Los Bitcoin son creados cuando un usuario pone en marcha una computadora que resuelve un algoritmo, lo que se conoce como minería. Al crearse, se adhiere a una red en bloques, por eso esta tecnología se la denomina “blockchain”.

Siguiendo este plan, esta moneda surge principalmente para la transferencia y el resguardo de valor, ya que el algoritmo se encarga de que la cantidad de bitcoins en existencia nunca exceda los 21 millones. En otras palabras, la emisión se encuentra limitada por lo que, en teoría, esta criptomoneda no es afectada por el alza generalizada de precios (inflación).

Después de haber alcanzado los US $20.000 dólares, el Bitcoin (BTC) hoy cuesta alrededor de U$S 5.300, y tiene una impresionante capitalización de 93 mil millones de dólares, aproximadamente.

ETHERIUM

Basado en la misma tecnología que el bitcoin, utiliza un lenguaje de programación integrado, que permite escribir “contratos inteligentes” y aplicaciones descentralizadas donde crear tus propias reglas arbitrarias para la propiedad y transacciones, entre otras funciones, a través de su moneda virtual, el “Ether”.

Bajo las siglas ETH, esta moneda digital cotiza alrededor de U$S 170, y es  la segunda en market cap a nivel mundial, con aproximadamente 18 mil millones de dólares.

Basado en la misma tecnología que el bitcoin, utiliza un lenguaje de programación integrado, que permite escribir “contratos inteligentes” y aplicaciones descentralizadas donde crear tus propias reglas arbitrarias para la propiedad y transacciones, entre otras funciones, a través de su moneda virtual, el “Ether”. Bajo las siglas ETH, esta moneda digital cotiza alrededor de U$S 170, y es  la segunda en market cap a nivel mundial, con aproximadamente 18 mil millones de dólares.

RIPPLE

Se trata de una moneda digital, basada en un sistema blockchain para transfirir créditos virtuales, cuyo objetivo es la eliminación del intermediario (el banco).

El propio sistema y sus usuarios actúan como bancos en forma de comunidad. Son quienes registran la deuda, garantizan que esta se ha devuelto y permiten que se establezcan relaciones de prestamista y prestatario entre ellos.

Esta moneda digital, que cotiza con el simbólo XRP, alcanza hoy un precio aproximado de U$S 0,30, y es la tercera en capitalización de mercado con un valor superior a los 13 mil millones de dólares.