El programa Ahora continúa creciendo por sobre compra en un pago y planes de cuotas

El programa Ahora continúa creciendo por sobre compra en un pago y planes de cuotas

Pagos en 3 y 6 cuotas: la nueva táctica para comprar con tarjeta de crédito 

El programa Ahora continúa creciendo por sobre compra en un pago y planes de cuotas. Las ventas con Ahora 3 y Ahora 6 crecieron fuerte en el último trimestre. Ropa y calzado, los rubros estrella de octubre.

Datos de un estudio privado

El uso de las tarjetas de crédito repunta, pero aún no logra recuperar la caída registrada desde el inicio de la cuarentena. En el trimestre julio y setiembre, la cantidad de operaciones con plásticos aumentó 12% con respecto al trimestre anterior, “pero aún están lejos de los niveles registrados en el mismo período del año pasado”, indica el informe “Prisma Indice de medios de pago”. Elaborado con datos propios, del Indec y el Banco Central, el estudio, que mide el uso de las tarjetas de crédito, débito y prepagas, destaca que la mejora relativa obedece principalmente al Ahora 12 y a la reapertura de muchos negocios.

“En el tercer trimestre el programa Ahora continúa creciendo contra las compras en un pago y los planes de cuotas. Y el superan su participación también con respecto de 2019”, dijo Julián Ballarino, de Prisma.

Lo que más creció en el período fueron el Ahora 3 y Ahora 6

Más en detalle, si bien la financiación en 12 cuotas es la mas elegida (casi el 50% del total), los que más creció en el período fueron el Ahora 3 (66% con respecto al trimestre anterior) y Ahora 6 (61,6%). “El grueso de las compras se destinan al rubro indumentaria, ya que muchos comercios volvieron a reabrir”, interpretó Ignacio Carballo, director del Programa Fintech de la UCA.

La mejora en el uso de plásticos es general, siempre comparado con el segundo trimestre del año. En el caso de las de débito, coinciden los expertos, se debe al aluvión de subsidios como el IFE y el plan Alimentar, que generó una bancarización forzosa de personas que no operaban con bancos ni tarjetas. Las transacciones con tarjeta de débito crecieron 18,7% comparado con el segundo trimestre del año y 9,8% en forma interanual. La razón es simple: en el último año, los plásticos en uso subieron 13,8%, y fueron emitidos en su gran mayoría por el Banco Provincia y el Banco Nación.

Se observa la flexibilización de la cuarentena pero también una agonía al financiamiento del consumo privado

El rebote de las tarjetas de crédito, trimestre contra trimestre, merece una explicación. Porque en forma interanual el informe registra una caída de 18,4% en cantidad de operaciones, lo que revela la profundidad de la crisis y la pérdida de poder adquisitivo. “Estos datos son una foto. Se observa la flexibilización de la cuarentena pero también una agonía al financiamiento del consumo privado”, dice Carballo. Al respecto, el especialista aclara que lo único que crece son los planes con intervención del Estado, pero “por fuera de eso, el gasto con tarjeta cae”.

Día de la Madre: “las ventas de indumentaria y calzado, en conjunto, representaron el 30% del total

Las estadísticas de Prisma son trimestrales. En la último todavía no registra la entrada en vigencia del nuevo programa Ahora 12, que sumó nuevos rubros y servicios, y que contempla las compras financiadas en hasta 36 cuotas fijas a tasas subsidiadas, con 3 meses de gracia. La nueva edición entró en vigencia en octubre y algunos analistas creen que podría repercutir en el uso de las tarjetas. Damián Di Pace, de la consultora Focus Market, observó parte de esos cambios en el Día de la Madre: “las ventas de indumentaria y calzado, en conjunto, representaron el 30% del total”, dijo.

“El ticket promedio -añadió el experto- fue de $1.600”, financiado en su mayoría. Para Di Pace, esto revela que la cuarentena y la recesión retrasaron consumos “y el repunte en el uso de las tarjetas de crédito reflejan el estado de los bolsillos argentinos”. Por otro lado, adelanta que el nuevo ahora 12, en medio de la crisis cambiaria, estimulará la demanda de bienes durables por la extensión de los plazos. “Si se computan los 3 meses de gracia, una compra se empieza a pagar en enero de 2021 y se cancela recién en 2022”, dijo. Todo, en un contexto de incertidumbre y en el cual los bienes funcionan como refugio.

Fuente: Clarín