El tráfico de datos mueve más millones que el de drogas

El 2014 marcó un antes y un después: fue el primer año en que el mercado negro del tráfico de información superó en volumen y rentabilidad al mercado de las drogas a nivel mundial.

Los especialistas aseguran que más de 500.000 millones de dólares mueve hoy el mercado negro de tráfico de información a nivel mundial.

Tambo Viejo

“Es un mercado tremendamente rentable; por eso las mafias se inclinaron hacia él”, admitió Luis Enrique Sánchez Crespo, doctor en Tecnologías Informáticas Avanzadas de la Universidad de Castilla La Mancha, España, a Río Negro.

La seguridad de la información escala posiciones en la agenda de los gobiernos y fue uno de los temas que se abordaron en el segundo Congreso Nacional de Tecnología para el Ámbito Público que se llevó a cabo en Villa La Angostura.

En Argentina, los gobiernos tienden a ser cada vez más digitales y los trámites que, hasta tiempo atrás, solo se podían realizar a través de un mostrador en una dependencia pública, hoy es posible llevarlos a cabo a través de la web.

Cada vez más surgen aplicaciones para los dispositivos móviles “a fin de acercar el estado al ciudadano”.

El segundo Congreso Nacional de Tecnología para el Ámbito Público se llevó a cabo en Villa La Angostura.

Para que la digitalización se efectivice del todo, “hay que generar confianza y la confianza se genera a través de la implementación de normas y políticas de seguridad de la información”, coinciden desde las administraciones públicas.

La seguridad de la información en el ámbito de la tecnología es muy colaborativo a nivel internacional.

El gobierno de Neuquén sancionó una ley de seguridad de la información para la administración pública allá por el 2008 pero muy poco se avanzó desde entonces.

El año pasado, comenzaron los intercambios con la Universidad de Castilla La Mancha para implementar Marisma, un análisis de gestión de riesgos que se pondría en marcha en muy poco tiempo, prometieron.

“Hemos tenido incidentes y logramos desarrollar las habilidades para dar soporte a esos incidentes. La pregunta que nos hacemos es cuándo nos va a ocurrir porque las amenazas son permanentes. Tenemos todos los días información sobre nuevos ataques con lo cual hay que estar preparados”, dijoVíctor Figueroa, director de Ciberseguridad de Neuquén.

El petróleo del futuro

“Hoy los datos son claves. Son el petróleo del futuro. Y proteger esos datos es el desafío más grande”, sintetizó Hernando Castiglioni, gerente de Ingeniería de Fortinet para Sudamérica, que participó del congreso en La Angostura.

El flujo de información dando vueltas es inmenso, desde las conversaciones de chats, Spotify, transacciones bancarias, comerciales, trámites, sumado a toda la información en las PC particulares y de las empresas.

“Esos datos son claves y son buscados por los atacantes para buscar réditos variados. Ya no estamos en un mundo donde el virus genera daños en nuestra pc y no la podemos utilizar sino todo lo contrario.

El malware (programa malicioso) busca convivir con la PC sin ser detectado para aprovechar los recursos que esas pc tienen e ir en busca de otras cosas”, recalcó Castiglioni.

Si llega un correo pidiendo modificar la clave bancaria, es malware. Pero muchos hacen click y terminan infectados con algún virus
Hernando Castiglioni, gerente de Ingeniería de Fortinet para Sudamérica

En el Congreso de Tecnología, los especialistas aseguraron que por lo general, se utilizan más de dos dispositivos a diario.

En 2016 se enviaban más de 20.000.000 mensajes por minuto en el mundo; en el 2018, ese número ascendió a 38.000.000.

Consejos

En primer lugar, hicieron hincapié en las copias de seguridad para recuperar información, no tener las claves en el ordenador sino en algún USB por separado y tapar las cámaras web que son factibles de hackers.

Recordaron que existen muchos antivirus gratuitos que minimizan las amenazas y además, señalaron la “mala costumbre” de dejar las computadoras encendidas cuando no se utilizan.

“La gente considera que esto no supone un riesgo pero esa computadora está conectada a una red inalámbrica a través de wifi y puede ser utilizada en cualquier momento”, puntualizó Sánchez Crespo.

El catedrático español hizo hincapié en la importancia de que el ciudadano sea consciente de los riesgos a los que somete su vida personal al conectarse a cualquier dispositivo. Lo definió como “el eslabón más débil de la cadena que puede hacer que el sistema sea vulnerable”.

“Europa está gastando cada vez más dinero para crear esa cultura de seguridad en el ciudadano y que sea consciente de los riesgos a los que está sometido. Nuestra vida está cada vez más influenciada por internet, incluso hasta sistema de alerta con cámaras conectadas a internet”, destacó.

Planteó que Argentina y específicamente provincias como Neuquén, avanzan en este sentido aunque Colombia lleva la delantera en Latinoamérica.

“Nos enfrentamos a una época en que todos los organismos, empresas y ciudadanos que no sean capaces de securizar su entorno, entender la seguridad, se van a encontrar con un freno a la hora de poder avanzar en este mundo tecnológico y en la industria que llamamos 4.0”, planteó el español.

100% Digitalización

Viajeros digitales y profesionales ya viviendo en Villa La Angostura pero trabajando para otras ciudades, es el nuevo paradigma en la aldea turística, ubicada a sólo 90 kilómetros de Bariloche.

“La tecnología como forma de generar mayor calidad de vida pero a la vez, la posibilidad de diversificar la economía a través de la actividad del conocimiento” es el lema de un grupo de profesionales y emprendedores, representado por Andrés Abate y Mariana Riva que presentaron el proyecto en el segundo Congreso Nacional de Tecnología para el Ámbito Público.

Como ciudad turística, La Angostura no fue ajena al concepto del viajero digital: una persona conectada que puede trabajar y vacacionar al mismo tiempo. De esta forma, han surgido los sectores de “co-working”.

Abate puso como ejemplo el estudio de una consultora turística Travel Port que postula que los viajeros quieren llevar su vida al viaje. “Usan sus app, miran Netflix y el 67% espera tener buena conectividad en el viaje”, añadió.

Pero a la vez, cada vez más, las empresas avalan que sus trabajadores puedan desempeñarse desde otras localidades. La tendencia mundial es que para el 2020, el 50% del trabajo “sea remoto”.

Fuente: Diario Río Negro