El oficialismo le pone fecha a la ley Bases y busca cerrar el tema antes de la disputa por jubilaciones en el Senado

El oficialismo le pone fecha a la ley Bases y busca cerrar el tema antes de la disputa por jubilaciones en el Senado

La nueva y decisiva prueba para la Ley de Bases y el paquete fiscal ya tiene fecha: será el miércoles próximo, en el recinto del Senado. La convocatoria a sesión fue formalizada por Victoria Villarruel, mientras se suceden algunas reuniones puntuales entre funcionarios y legisladores propios o “dialoguistas” para tratar de cerrar algunos rubros conflictivos. La intención es avanzar con el paquete considerado clave por el Gobierno antes de que la disputa por jubilaciones suba aún más la temperatura en la Cámara alta.

El oficialismo ya cuenta con dictámenes, luego de largas negociaciones en comisiones, pero de todos modos habían quedado algunos artículos en discusión para asegurarse el aval en el recinto, donde los números está muy apretados. Los proyectos regresarían a Diputados, porque sufrirían modificaciones.

Entre los puntos más sensibles y en discusión se destacan aspectos en materia de privatizaciones, el Régimen de Incentivo a Grandes Inversiones y la reversión parcial de Ganancias.

La jugada opositora en Diputados, para establecer un nuevo sistema de ajuste de las jubilaciones, provocó un nuevo pico de tensión política entre el Gobierno y los legisladores. Sobre todo, por la actitud de espacios “dialoguistas” (UCR, CC, Hacemos Coalición Federal y algunos provinciales) que terminaron negociando con el kirchnerismo.

Javier Milei expuso la respuesta más dura y responsabilizó a los legisladores por las tensiones en los mercados. Esta pelea corrió en parte del temario el caso de los alimentos, aunque el kirchnerismo y algunos otros espacios de oposición dura buscan exponer en el Congreso a la ministra Sandra Pettovello.

El avance de la ley de jubilaciones en el Congreso fue rápidamente condenado por el Gobierno. Y el Presidente reafirmó su decisión de veto.

Desde la oposición advirtieron que la reforma del sistema de ajuste de las jubilaciones tiene más que asegurada la sanción en el Senado. Y destacaron que podría alcanzar los dos tercios de los votos: una señal para el caso de veto.

Frente a ese cuadro, el encargado de la respuesta fue Guillermo Francos. El jefe de Gabinete sostuvo que, en caso de que el veto fuese rechazado, el Ejecutivo deberá recortar otras partidas para garantizar las cuentas del Estado. El funcionario viene sosteniendo una serie de reuniones con gobernadores por los reclamos sobre obras públicas.

Milei ya había mostrado el sentido de su contraofensiva. Apuntó al mismo tiempo contra las jubilaciones de privilegio y los aumentos en las dietas de los legisladores, además de colocar a Máximo Kirchner como eje de la movida en Diputados, a pesar de que estuvo lejos de ser protagonista.