El mundo prepara su estrategia para prescindir de Estados Unidos

El mayor impacto de la guerra comercial de Estados Unidos no es económico, sino político. Mientras el presidente Donald Trump amenaza con imponer aranceles, el resto del mundo occidental elige conscientemente apostarle más a la globalización económica (con la excepción del Reino Unido, que está ocupado en aislarse de la economía europea).

Eso plantea las preguntas que quienes favorecen el orden mundial liberal esperaban que nunca surgieran. ¿Cuánto necesita la economía global a Estados Unidos? Si sucede lo peor, y Estados Unidos se retira del sistema mundial de comercio, ¿puede el resto del mundo sostenerlo por sí solo?

Los líderes mundiales parecen evidentemente cada vez más decididos a intentarlo. El bien recibido acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Japón crea el área de libre comercio más grande del mundo, eliminando virtualmente las barreras arancelarias y reduciendo las no arancelarias, para aproximadamente un tercio de la economía global.

Los líderes políticos que lo firmaron lo presentaron explícitamente como una manifestación de su voluntad de mantener el sistema de libre comercio de la posguerra. La supervivencia del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica después de que el Sr. Trump retiró a Estados Unidos del nuevo bloque comercial, muestra que Japón ha asumido la vanguardia de la defensa de un orden mundial en el que a menudo se le consideraba un oportunista.

Estas iniciativas no se limitan a los países ricos. La Unión Europea está en conversaciones con China sobre un enfoque común hacia la reorganización de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con el fin de reforzar su capacidad para monitorear y proteger el sistema de comercio mundial en medio de señales de que Estados Unidos desea sabotear su funcionamiento. Y la propia China parece dispuesta.

Con información de Financial Times Can the global economy do without America?