El dólar le dio un segundo día de tregua al Gobierno, al anotar baja

En una rueda con menor demanda , el dólar anotó ayer su segunda baja consecutiva, al caer 88 centavos (-2,24%) a $38,40, sin que el Banco Central saliera a intervenir en el mercado cambiario.

En sintonía, el mayorista descendió $1,05 (-2,73%), en una sesión con un muy bajo volumen negociado (cayó 33,6% a u$s 304 millones) y poca demanda por parte del sector privado.

Si bien es algo temprano para hacer proyecciones, algunos operadores hablaron de que este podría ser un punto de inflexión para el tipo de cambio, que podría a comenzar a operar con mayor estabilidad en los próximos días.

Al respecto y consultado por El Economista, Martín Alfie, economista jefe de Radar consideró que “sin duda, hoy (por ayer) fue el mejor día en mucho tiempo porque se estabilizó un poco, pero todavía estamos en zona de incertidumbre alta a la expectativa de lo que suceda con el FMI. El mensaje de apoyo de EE.UU., tanto de Trump como del FMI, fue importante y eso generó cierta recuperación de los bonos después de haber tocado pisos muy importantes. Es un rebote después de haber tenido un overshooting, sin embargo, no se puede descartar que la corrida se vuelva a disparar. Ya tuvimos muchos escenarios en los que parecía que se calmaba y después se volvió a reactivar”.

El analista financiero Christian Buteler, coincidió en que “el evento no podemos darlo por
terminado, la realidad es que estamos en medio de una corrida que ya lleva un tiempo largo y todavía no sabemos a ciencia cierta cuando puede parar”. Pero sostuvo que
“a estos precios, con estas tasas y sin tantos pesos dando vueltas, probablemente los inversores hayan decidido dejar de comprar. Ayuda el contexto internacional,
que mejoró un poco con el avance de la negociación con el FMI –se descuenta que los adelantos de desembolsos van a estar–. Y es probable que si logramos estabilizarlo,
podamos verlo algunos pesos más abajo todavía”.

(Con información de Ámbito Financiero y El Economista)