El mercado continúa a la espera de la contraoferta de los bonistas

Mercado Local

Nos vamos acercando al final de la semana, y si bien las negociaciones continúan abiertas, la espera de una contraoferta se hace sentir sobre la tendencia de los títulos argentinos. Recordemos que con la extensión en los plazos, es el turno de los bonistas de presentar mejoras en las condiciones del canje que pueden ser aceptadas o no por el gobierno. Enfocados en mejorar el diseño del canje actual en cuanto a periodos de gracia, porcentaje de cupones, quitas de capital y las condiciones legales de los nuevos títulos. Además de la posibilidad de algún tratamiento diferenciado de los bonos según el momento de emisión, favoreciendo a los títulos emitidos en el canje anterior. Ahora bien, se estima que los bonistas no van a presentar una nueva propuesta hasta antes del fin de semana, por lo que la única oferta sobre la mesa es la oficial. De esta manera, seguimos transitando ruedas de mucha incertidumbre, a solo días del 22 de mayo fecha en que finaliza el periodo de gracia del gobierno para cancelar los intereses de los bonos globales que vencían en abril. Donde, de no alcanzar un acuerdo o no cancelarse los pagos, el país entraría en default.

Las especulaciones se centran en que tan dispuesto está el gobierno en aceptar cualquier mejora del canje. Mientras tanto, desde el Ministerio de Economía siguen reclamando sostenibilidad en cualquier nueva propuesta. “Lo fundamental es que el acuerdo sea sostenible. Queremos convertir a Argentina en un buen deudor que pueda hacer frente a sus compromisos. Y hay múltiples combinaciones de los parámetros de una oferta que son consistentes con la idea de lo que llamamos restaurar la sostenibilidad”, declaró Guzmán este jueves.

En este sentido, el diálogo con los grandes grupos de inversores sigue definiendo la dinámica del mercado en lo local y va marcando las expectativas de los inversores. Que, ante la falta de definiciones concretas sobre los próximos pasos en la reestructuración, mantienen la cautela. Los números reflejados en la curva soberana en dólares fueron positivos, con una suba del 0.5/1.0% en promedio. Entre los cuales se destacaron los títulos de menor duration como el A020 y el AA21 que aumentaron 2% y 1.1% en el día. Por otro lado, si miramos los vencimientos de largo plazo, la tendencia fue mayormente negativa. Acá, los rojos alcanzaron el 0.5%/0.6%. Mientras que, en el tramo medio de la curva, el AY24 y el DICA aumentaron 3% y 2%, respectivamente. Todo esto, con un Riesgo País que apenas sumó unas unidades manteniéndose en niveles de 3.050 puntos.

En cuanto al nivel de las paridades, estas se ubicaron en niveles de 32/33% en promedio, sumando algunos puntos con respecto al miércoles y manteniéndose por encima delos niveles de la semana pasada del entre 27/28%. El spread de paridades según legislación, en tanto, se fue ampliando en la rueda de ayer hasta los 250/300 puntos, alcanzando niveles máximos en mayo, aunque todavía muy por debajo de los máximos del año de 500/600 puntos.

La tendencia para los activos de deuda en pesos fue negativa. Donde si bien acá seguimos analizando la estrategia del gobierno para normalizar esta curva, todo el proceso de reestructuración de la deuda en dólares no deja de generar ruidos en los activos financieros locales en general. Este jueves, los bonos en su mayoría caían cerca del 0.5/1.0%, en promedio. Hacia adelante, y tras una licitación positiva de Letras en pesos al iniciar esta semana, nos encontramos a la espera del canje de Letes USD y AF20 que realizará el gobierno mañana por una canasta de bonos CER con vencimientos entre 2022 y 2024.

Por otro lado, Guzmán se refirió también a la presión sobre el dólar financiero. El ministro explicó que la escalada se da en un marco de fuerte inestabilidad económica de cara al resultado incierto de las negociaciones de la deuda. Además, aseguró que las intervenciones del Central en el segmento mayorista mantienen el dólar en niveles competitivos y estables en términos reales. En este sentido, el billete cerró en $67.64 aumentando sus diez centavos diarios en una rueda donde la falta de oferta privada obligó la presencia del ente monetario como vendedor de divisas –tanto en el spot como en los plazos más cortos de los mercados futuros-. Esto, en una jornada donde se operaron unos USD 138 millones, el menor nivel del mes.

Mientras tanto, el CCL y el MEP retrocedieron cerca del 1.9% y 2.7% hacia los $122.8 y $119.4, respectivamente. Llevando la brecha a niveles del 82% y 77%, cediendo algunos puntos de los máximos alcanzados ayer. De todas maneras, no se descartan mayores presiones dada la coyuntura macro local en medio de la incertidumbre con respecto al canje de la deuda. A lo que se suman las medidas económicas en medio de la pandemia, que llevaron  incrementar el déficit en las cuentas nacionales y la emisión en el plano monetario.

Con respecto a lo monetario, la inflación alcanzó su nivel más bajo desde el 2017 frente al cierre de varios sectores clave de la economía local. En concreto, y explicado por el efecto del aislamiento social obligatorio, la dinámica de precios se desaceleró al 1,5% en abril, según las cifras oficiales publicadas por el INDEC. Se trata del nivel más bajo desde diciembre de 2017, donde los incrementos más importantes se observaron en Alimentos y Bebidas y Recreación y cultura en 3.2% y 2%. Hay que tener en cuenta que en este último rubro se midieron solo algunos pocos bienes y servicios dado el cierre de la economía. Hacia adelante, no se esperan menores expectativas inflacionarias en un marco de perdida de reservas, emisión y financiamiento al tesoro.  Que, a su vez, repercuten en la ampliación de la brecha cambiaria.

Para terminar, y volviendo a lo estrictamente financiero, el S&P Merval reflejó una subas del 3.7% hacia los 39.226 puntos. Donde si miramos el panel líder, se destacaron BYMA, CEPU, PAMP, YPF, GGAL  con subas del 9.9%, 6.8%, 4.9%, 4.8% y 4.8%, respectivamente.

Mercado Internacional

El análisis en lo externo se mantiene en los distintos proyectos de reapertura de las economías, y la dinámica en la cual ya algunos países están volviendo a la actividad. Los mercados  buscan referencias para entender que tan desigual será la recuperación, y a qué ritmo se irá volviendo a la normalidad teniendo en cuenta que tan fuerte y duradero será el impacto de la pandemia en todo el mundo. Esta semana, las palabras de Powell trajeron algo de nerviosismo a los inversores y añadieron mayor volatilidad a los mercados. Los cuales, este jueves puntualmente, se recuperaron de la mano de los precios del crudo y las ganancias de las acciones bancarias. 

Entre los principales índices de Wall Street, el Dow Jones avanzó 1.6% hacia los 23.625 puntos. Seguido del S&P500 y el Nasdaq en 1.2% y 0.9%, hacia los 2.852 puntos y los 8.943 puntos, respectivamente. La tendencia se dio a pesar del informe oficial de solicitudes de desempleo. Según las cifras oficiales, un total de 2.981 millones de estadounidenses presentaron un seguro de desempleo durante la semana que finalizó el 9 de mayo. Los nuevos reclamos que superaron las expectativas de 2.7 millones del mercado llevaron el total a casi 36.5 millones en los últimos dos meses. Donde, solo durante el mes de abril se perdieron unos 20.5 millones de empleos, llevando la tasa de desempleo a un 14.7%.

En Europa, la tendencia fue negativa. Las bajas fueron lideradas por el FTSE100 ingles en 2.8%, seguido del DAX alemán y el MIB italiano en 2% y 1.8%, respectivamente. El CAC40 francés, en tanto, retrocedía 1.7% hacia los 4.273 puntos. Mientras que el IBEX35 español cedía 1.3%.

Con respecto al mercado de bonos, la tasa norteamericana a diez años tocó nuevos mínimos tras ceder más de 3pbs y ubicarse en 0.61%. Al mismo tiempo que, en Europa, los números fueron mixtos. Por un lado, los títulos de mayor riesgo subieron 3pbs y 2pbs a 0.76% en el caso español, y 1.82% en el caso italiano. Mientras que, por otro lado, los bonos alemanes (-0.54%) y los bonos británicos (0.21%) caían 1pbs cada uno.

Para terminar, y entre las principales monedas, el DXY –Index- casi no se movió de 100.32, mientras el Euro y la Libra se depreciaban 0.1% cada uno.

Fuente: PPI