El Gobierno ya piensa en un DNU para “reperfilar” la deuda

La iniciativa se encuentra virtualmente estancada desde que fue anunciada por el Gobierno. Es que debía haber llegado en la semana al Congreso, pero ante la falta de consenso el oficialismo decidió postergar su envío para poder negociar con la oposición. El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, canceló por ese mptivo su presentación ante la Bicameral de Control de la Deuda, prevista para el último miércoles.

La intención de consensuar un proyecto con la oposición obedece a la necesidad de evitar cuestionamientos, para que su aprobación holgada implicara una señal de confianza a los mercados. Sin embargo, con Alberto Fernández de gira por Europa y el peronismo enfocado en discutir la emergencia alimentaria ( ver pág. 15), más que dispuesto a fijar una postura en un tema que, entiende, debe resolver el Gobierno; los plazos se estiran más de lo previsto.

Si bien los puentes entre los principales interlocutores se mantiene, y en el Gobierno avisan que primero “se agotarán todas las instancias de negociación”, el Ejecutivo comienza a analizar la posibilidad de avanzar con un decreto. “Viene lento y el DNU es una alternativa. Pero tenemos tiempo”, planteó una voz del oficialismo que participa de las negociaciones.

El DNU fue la propuesta que hizo un sector de la oposición en las charlas informales que hubo hasta el momento. El primero que lo sugirió fue el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, tal como reveló Clarín, en la reunión que mantuvo en sus oficinas de la zona de Retiro con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; su vice, Sebastián García de Luca; y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

También fue lo que plantearon desde el bloque justicialista del Senado al presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo; y a Miguel Pichetto, compañero de fórmula de Macri.

Aunque también están quienes lo objetan y advierten que podría ser impugnado judicialmente porque “se necesita sí o sí una ley”, el decreto sería, en cualquier caso, una salida intermedia al asunto: serviría para ganar tiempo en medio de la crisis económica y cambiaria que se reavivó tras las PASO.

Por su parte Agustín Rossi, jefe de la bancada de diputados del Frente para la Victoria, dijo estar “en desacuerdo que sea un DNU”.

Clarín