El Gobierno evaluará cómo avanzar en el Senado

Las principales figuras del ala política del Gobierno se reunirán este lunes para delimitar la estrategia parlamentaria ante el proyecto de ley que enviará el Gobierno para “reperfilar” la deuda privada a mediano y largo plazo. La iniciativa ingresará por la Cámara alta, donde estará en manos del senador Miguel Angel Pichetto negociar la aprobación de la norma. En la Rosada le atribuían una chance “mediana” a la posibilidad de que la ley finalmente salga. De todas formas, la prioridad es que el Congreso no anule el DNU de Macri que estiró los plazos para las distintas letras. En ese punto, son pocos los casos en que le rechazaron un decreto al Presidente.

Del encuentro para definir la estrategia parlamentaria formarán parte las principales figuras del ala política del Gobierno, algunas de las cuales tienen un alto grado de enfrentamiento con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, como por ejemplo el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. Además del dirigente, estarán presentes el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; su número dos, Sebastián García De Luca, y el compañero de fórmula de Macri, Miguel Angel Pichetto.

La reunión ocurrirá el mismo día que el proyecto ingresará al Congreso (por el Senado) y los legisladores opositores empezarán a analizar su letra chica. Inicialmente, desde el oficialismo habían dicho que lo iban a presentar el viernes pasado, pero la redacción se retrasó y quedó para el lunes. El peronismo ya avisó que se tomará su tiempo para estudiar la normativa que proponen: el jefe del bloque del PJ, Carlos Caserio, tiene previsto el miércoles tener un encuentro para comenzar a delinear la posición de esa bancada ante la iniciativa oficial.

En tanto, las principales espadas del oficialismo deberán construir, en pleno anuncio de medidas de control de cambios y con la economía en un grado alto de inestabilidad, una estrategia parlamentaria que les permita aprobar la ley que propuso Macri. En medio de la campaña electoral hacia octubre y luego del resultado de las PASO, que licuó el capital político del Gobierno -al que muchos ya ven de salida-, los pronósticos sobre la posibilidad de que el proyecto de ley avance son reservados.

Página/12