El “estrés financiero” de Vicentin complica al Banco Nación

El banco público nacional concentra el 78% de la deuda que la agroexportadora tiene con el sistema bancario. La firma debe 18.370 millones de pesos, que representa el 20% de la responsabilidad patrimonial computable del Nación

En los últimos días de la gestión macrista sorprendió que uno de las mayores agroexportadoras del país entre en default. El “estrés financiero”, el eufemismo que prefirió utilizar, dejó entrever un entramado de irregularidades que merced al nuevo gobierno nacional comienzan a salir a la luz. Entre los acreedores de Vicentin figuran numerosas entidades bancarias, pero una de ellas, el Banco Nación, tiene casi la totalidad: la empresa de las familias Padoán y Nardelli adeuda unos 18.370 millones de pesos en créditos que le otorgó la gestión de Cambiemos, a través del presidente del Nación Javier González Fraga.

El tiempo pasa y Vicentin no presenta un plan de pago, lo que preocupa a las nuevas autoridades del Banco Nación, ya que la deuda representa el 20% de su responsabilidad patrimonial computable del mayor banco público del país, esto es lo referido al patrimonio, capital y reservas. Una de las opciones que baraja la nueva gestión del Nación es exigir que la empresa venda sus activos para afrontar sus deudas o siquiera una restructuración de las mismas ya que esta situación comienza a complicar el funcionamiento del propio banco.

¿Cómo se llegó a este nivel de millonarios créditos hacia Vicentin? La clave hay que buscarla en la cercanía entre los dueños de la empresa y el macrismo, que apoyaron al gobierno de Cambiemos y aportaron a la campaña que llevó a Mauricio Macri a la Presidencia de la Nación.

Según publicó La Política On Line, la magnitud de los montos que le otorgaba el Nación a Vicentin excede todos los límites de riesgo de concentración fijados en la normativa de Basilea II –adoptados por el Banco Central–.

Además, el default de Vicentin con sus proveedores también generó un efecto cascada de estos con el Nación. La empresa no cumple con sus proveedores, y estos tampoco lo hacen con el banco público.

Esos 18.370 millones de pesos que la agroexportadora le debe al Nación representa el 78% de la deuda bancaria de la compañía, lo que representa el favoritismo del gobierno por Cambiemos. Muy por debajo se ubican el banco Provincia (1.623 millones), el Hipotecario ($721 millones) y el Macro ($540 millones), por citar algunos ejemplos de las deudas con otros siete bancos.

También alguno de esos préstamos otorgados por el Nación están siendo puestos en la lupa por las nuevas autoridades del banco público nombradas por el presidente Alberto Fernández (Eduardo Hecker y Matias Tombolini, como presidente y vice).

Según publicó la agencia Bloomberg, se está investigando por irregularidades un préstamo de 300 millones de pesos que el Banco Nación durante la etapa de González Fraga. Se trataba de un empréstito no garantizado que fue aprobado por la junta pero que no pasó por el departamento de préstamos del banco. El radical González Fraga, llegó a la presidencia del Banco Nación el 18 de enero de 2017 en reemplazo de Carlos Melconián, un economista ligado al macrismo que sin embargo había deslizado críticas sobre el rumbo del gobierno.

“Hecker se ha reunido con al menos uno de los accionistas de Vicentin, Alberto Padoan, para decirle que la compañía necesitaría vender activos para pagar deudas. Padoán dijo que no era posible porque los precios que se ofrecen en este momento son demasiado bajos”, señaló Bloomberg.

Algo de eso ocurrió en diciembre del año pasado cuando Vicentin transfirió el 16,67% de las acciones de la firma Renova a su socia de capitales suizos Glencore.

Desde la agroexportadora buscan a toda costa evitar el concurso de acreedores. Representantes de la firma se están reuniendo por estos días con sus acreedores como Carsfe, Centro de Corredores de Cereales de Rosario, Centro de Corredores de Cereales de Santa Fe y Sociedad Gremial de Acopiadores de Rosario. Ambito.com develó que el plan de pagos será comunicado los primeros días de febrero e incluiría el pago del 25 al 30% de la deuda y el resto sería abonado a plazo y cuotas a acordar.

Vicentin es uno de los mayores agroexportadores del país, entre todos sus productos, que incluyen soja, harinas, aceites, maíz, carne, y biocombustibles, tiene una facturación anual de 4.255 millones de dólares. La empresa, que despacha aproximadamente 300 barcos por año, mantiene una deuda total de 900 millones de dólares con bancos locales y extranjeros y 21.000 millones de pesos con productores agropecuarios.

El principal aportante de Cambiemos

Vicentin pertenece a uno de los sectores beneficiados con las políticas económicas de Cambiemos durante los últimos cuatro años. De hecho Grupo Vicentin fue uno de los principales aportantes a la campaña de Juntos por el Cambio: puso 3 millones de pesos para la reelección de Mauricio Macri en las generales, a través del frigorífico Friar SA. En las Paso se había jugado más: donó 4,5 millones de pesos con Friar, y cifras similares a través de Algodonera Avellaneda y Oleaginosa San Lorenzo.

En total, el holding agroindustrial santafesino apostó 16,5 millones de pesos a la continuidad del proyecto Cambiemos sobre el que ahora, en sus consecuencias que no explicita, pone como razón de su “estrés financiero”.

Fuente: El Ciudadano Web