El escándalo de las vacunas crece en el terreno político y ya avanza en el plano judicial

El escándalo de las vacunas crece en el terreno político y ya avanza en el plano judicial

El gobierno nacional intentó frenar el impacto político que generó el escándalo de vacunaciones a funcionarios y aliados del oficialismo liberando una lista oficial, supuestamente completa, de quienes recibieron la vacuna de forma ilegítima. No parece haber alcanzado. La polémica sigue creciendo minuto a minuto, a medida que se conocen más nombres y empiezan a revelarse maniobras similares en las provincias. Mientras tanto, la Justicia Federal ya abrió la investigación: ayer imputaron al ex ministro Ginés González García y allanaron el Ministerio de Salud. Seguiría en las próximas horas el allanamiento del Hospital Posadas, de donde partieron y se aplicaron las dosis.

La lista, que fuera de los nombres no aclara fechas ni mayores precisiones sobre los vacunados de forma anticipada y privilegiada, fue la forma que encontró el gobierno para intentar empezar a dejar atrás el asunto. A los nombres ya conocidos por las investigaciones periodísticas, como el del ministro de Economía, Martín Guzmán; los legisladores del FdT, Eduardo Valdés y Jorge Taiana, y el de Horacio Verbitzky, se suman otros que agravan el escándalo.

Fue vacunado el ex presidente Eduardo Duhalde (79), su esposa Hilda “Chiche” González de Duhalde y sus hijas, María Eva y Juliana. También el del embajador en Brasil, Daniel Scioli (64). También el procurador del Tesoro, Carlos Zannini (66), que recibió la dosis como “personal de salud”, y su mujer, Patricia Alsua. Lisandro Bonelli (44), sobrino y jefe de Gabinete del ex ministro Ginés González García, figura en la lista y ya dejó su cargo, al igual que Martín Sabignoso (44), secretario de Equidad en Salud.

Más difícil de explicar aún es la aparición de Jorge “Topo” Devoto (66) entre los vacunados. Se trata de un publicista, amigo personal de la familia Kirchner, que escribió el libron “Néstor. El hombre que cambió todo”.

Pero además se conoció en las últimas horas que también recibieron la vacuna Alfonso Massa, Fernando Galmarini y Marcela Durrieu, el padre y los suegros del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Pero no figuran en la lista de vacunados en el Hospital Nacional de Posadas, sino que fueron vacunados por la Provincia de Buenos Aires. Podría abrirse en las próximas horas el episodio bonaerense.

Mientras escalaba el escándalo político, la Justicia Federal comenzó a avanzar con la investigación. La maniobra del gobierno, con González García a la cabeza, recibió una quincena de denuncias que la Cámara Federal, tras un sorteo, dejó en manos la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano.

El fiscal pidió rápidamente allanamientos al Ministerio de Salud de la Nación y al Hospital Posadas. El primero se concretó anoche por orden de la jueza. Taiano pidió secuestrar documentación, los nombres de quienes ingresaron al Ministerio hasta el viernes pasado, las filmaciones de las cámaras de seguridad, y también los traslados que se hayan realizado entre el ministerio y el Posadas. El Hospital sería allanado en las próximas horas.