El empleo público es el único que ha crecido en los últimos años

– Una primera conclusión es que el empleo de asalariados públicos es el único que ha crecido sostenidamente en los últimos años”, asegura Nadín Argañaraz, del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

“Desde 2013 hasta 2017 se observó una variación interanual positiva del empleo público, mayor a la variación total de empleo. En contexto de la Ley de Responsabilidad Fiscal de 2017, el empleo público mantuvo su crecimiento, pero al mismo ritmo que el empleo privado y a un ritmo similar al crecimiento poblacional. Con la crisis de 2018 y para 2019, el empleo público retomó una tendencia alcista y volvió a mostrar un crecimiento sostenido, aun cuando las demás categorías destruían puestos de trabajo”, reza el último informe de Instituto.

Si bien el crecimiento del empleo público disminuye a partir de 2016, nunca dejó de crecer salvo un corto lapso en el año 2018, apunta.

“Así, se pasó de contabilizar 2.712.800 empleos públicos en 2012 a alcanzar los 3.213.000 en 2020, equivalente a un crecimiento del 26% de la planta en el lapso de los últimos 8 años y a 665.000 nuevos empleos en la esfera estatal”, detalla el IARAF.

¿Cuánto más le cuesta al Estado? El IARAF lo calcula tomando un costo laboral mensual de $ 69.900 para el Estado.
“El total de los 664.600 nuevos asalariados públicos (respecto al año 2012) implica un gasto anual de $604.000 millones para 2020, es decir casi un 2% del PBI”, asegura el informe.
Si solamente se consideran los 482.400 puestos excedentes al crecimiento poblacional, el gasto anual para 2020 asciende a $ 438.000 millones (1,5% del PIB proyectado para el año)”, aseguran.

Fuente: Clarín