El efecto Pichetto llegó al dólar: bajó $1 y aceleró el ajuste de tasas

La menor aprensión al riesgo argentino que surgió anteayer tras la proclamación del senador Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula del presidente Mauricio Macri derramó sobre la plaza cambiaria y dejó una baja superior al 2% en el precio del dólar, que se abarató más de un peso.

Fue la mayor caída del billete desde el 29 de abril, la rueda que abrió con el Banco Central (BCRA) diciéndole al mercado que había logrado el respaldo del FMI para usar reservas en intervenciones, de ser necesario. Su cotización perdió entre $1,03 y 1,06, según se tome su precio de venta mayorista (quedó a $43,67) o al público (a $44,88), lo que supone su menor valor en 7 semanas.

Esto generó además las condiciones para que el BCRA acelere el ajuste a la baja que aplica a la tasa de referencia (fijada por el costo que asume al colocar letras de liquidez –Leliq– entre bancos) al recortarla del 68,89 al 67,98% anual, aunque dejando en la calle unos $22.000 millones.

Así la redujo 91 puntos en el día, para dejarla en el menor nivel desde el 23 de abril y concretar su mayor baja en un día desde febrero, es decir, cuando concluyó el veranito cambiario y volvieron las tensiones que se prolongarían hasta fines de abril.

Los operadores coinciden en señalar que el cambio de expectativas operó sobre la demanda de dólares que, al replegarse notablemente, favoreció la baja del billete en una jornada en la que el volumen de negocios se mantuvo estable (alcanzó US$753 millones, apenas 2% arriba del monto operado en la víspera).

Según los analistas, lo que hizo el dólar fue “acomodarse” al fuerte retroceso del 9,1% que la tasa de riesgo país tuvo anteayer (en la víspera ya se estabilizó en torno de los 850 puntos, tras rebotar 0,5% en el día).

Esto deja a la vista que no creen que la baja se acentúe en los próximos días. “Podría seguir algo más si la inflación por conocerse mañana [por hoy] sorprende otra vez gratamente al mercado, pero, aun contando con un mercado global que ahora ayuda, lo veo más lateralizando en estos valores”, juzga Pablo Castagna, director de Portfolio Personal Inversiones (PPI).

Para que el vuelo del peso, la moneda emergente que –por lejos– más se revalorizó ayer frente al dólar, se prolongue “haría falta que la expectativa que generaron los últimos anuncios políticos se verifique en encuestas y votos”, acota Eric Ritondale, de la consultora EconViews.

“Aún quedan los bonos en pesos que se colocaron a los extranjeros a tasa fija. Y dudo mucho de que se queden con los pesos”, apuntó por su parte el economista Fausto Spotorno, de Ferreres & Asociados.

LA NACIÓN