El dólar blue se disparó hasta $69 y el contado con “liqui” a $73

El mercado apura la dolarización de carteras, tanto por vías legales como ilegales. El Banco Central perdió 50 millones de las reservas.
Por Federico Kucher

El dólar oficial cerró a un promedio de 60,59 pesos.

Las maniobras de especulación en el mercado empezaron a ganar ritmo. Este jueves hubo un salto del dólar blue hasta 69 pesos. Había terminado por encima de 64 pesos en la jornada anterior. Agencias de cambio consultadas por este diario aseguraron que a la mañana la apertura fue tranquila pero a partir del mediodía hubo un rebote de la demanda de divisas tanto en el mercado oficial como en el ilegal.

“Hubo cola de nuevo para comprar por la ventanilla 1000 dólares a cualquier precio. Se llevaron los reales o euros en billetes de 500 cuando no quedaban verdes. Algunos llegaron a pagar más de 63 pesos para comprar la divisa oficial”. Así se lo relató a este diario una de las principales casas de cambio del microcentro porteño.

Fue otra jornada de pura especulación. Las financieras de la city aprovecharon el hormigueo (individuos que prestan su DNI para comprar divisas a cambio de una comisión) para hacerse una caja de dólares baratos y revenderlos en el paralelo. La brecha entre el tipo de cambio oficial y el ilegal fue cercana a los 10 pesos (cerca del 15 por ciento). Se trata del nivel más alto desde que empezaron los controles cambiarios a inicios de septiembre.

El mercado apresura a dolarizarse por distintos motivos. El principal es que consideran que el ritmo de caída de reservas de 100 millones de dólares por día es inviable. La apuesta entre los operadores financieros es que en las próximas semanas llegue un refuerzo de los controles cambiarios e incluso algunos aseguran que el siguiente anuncio del Banco Central es desdoblar el tipo de cambio entre un dólar comercial y otro financiero.

El dólar de 60,59 pesos promedio que vendieron los bancos para los ahorristas minoritas empieza a perder referencia respecto del resto de las cotizaciones. El tipo de cambio implícito en la bolsa porteña superó los 70 pesos y el contado con liquidación (utilizado por las empresas para llevarse el dinero al exterior) alcanzó un valor inédito de 73 pesos.

La cercanía de las elecciones puede ser un motivo que influya en las decisiones de los privados para pasar activos a moneda extranjera a modo refugio. Pero de ninguna manera es el principal factor de la incertidumbre. La falta de pericia del equipo económico para controlar la crisis financiera es el gran motivo de preocupación en el mercado. La pérdida de reservas permanente es uno de los puntos de presión. El riesgo país volvió esta semana a un nivel superior a los 2000 puntos y muestra el nivel de tensión.

Este jueves el Banco Central anunció que sus divisas se ubicaron en 47.594 millones de dólares. Se trata de un retroceso de 50 millones de dólares respecto de la jornada previa y de una caída de 1109 millones en lo que va de octubre. Las intervenciones para contener el tipo de cambio oficial en torno de 60 pesos explicaron la disminución.

Del 1 al 11 de octubre (último dato disponible) el Central sacrificó 685 millones de dólares para intervenir en el mercado cambiario y en ese mismo período perdió 844 millones de las reservas internacionales. Puesto en otras palabras: la entidad a cargo de Guido Sandleris rifó 8 de cada 10 dólares para frenar las subas del dólar oficial. En ese mismo período de octubre hubo una caída de depósitos en moneda extranjera en los bancos de 350 millones de dólares (que en parte se cubrió con divisas encajadas en el Central).

Página/12