El crédito privado tiene demasiado efectivo, pero no donde ponerlo a trabajar

El crédito privado tiene demasiado efectivo, pero no donde ponerlo a trabajar

El aumento histórico del crédito privado está creando un problema que a la mayoría de los administradores de activos les encantaría tener: demasiado efectivo en sus arcas.

La cantidad de dinero comprometida con fondos de crédito privados que aún no se ha desplegado está en niveles récord. Esto se debe parcialmente a que la demanda de su capital por parte de las empresas de adquisición sigue siendo escasa. Es más, las mesas de finanzas apalancadas de los bancos buscan cada vez más recuperar negocios. El resultado ha sido lo que algunos han llamado una “carrera hacia el abismo” entre los gestores de crédito privado.

“Debido a este desequilibrio entre oferta y demanda, se está empezando a ver este cambio de comportamiento en partes del mercado de crédito privado, convirtiéndose en una especie de subasta para las condiciones más ajustadas”, dijo Sachin Khajuria, que dirige el family office Achilles Management e invierte en activos privados. “Eso significa estándares de suscripción más débiles debido a la competencia”.

Para conseguir acuerdos, los gestores de la industria valorada en US$1,7 billones ofrecen precios más baratos y renuncian a protecciones clave para los inversionistas. También se están quedando con mayores fracciones de financiamiento, e incluso se abalanzan en el último minuto para arrebatar negocios al mercado de préstamos apalancados.

“En este momento sería muy selectivo con el crédito privado”, dijo Khajuria, exsocio de Apollo Global Management Inc.

En las últimas semanas, los prestamistas directos han ofrecido algunas de las condiciones de financiación más agresivas jamás vistas en el mercado.

El mes pasado, un grupo de proveedores de crédito privados ofreció a EQT AB un préstamo para la compra del proveedor de software de gestión de riesgos de la cadena de suministro Avetta a 4,5 puntos porcentuales sobre SOFR, una de las tasas más baratas registradas.

Y este mes, los prestamistas directos proporcionaron un crédito a Depot Connect International de KKR con un descuento de emisión de 99,75 centavos, uno de los más pequeños jamás vistos en crédito privado.

“Todo lo que se necesita es que a una o dos instituciones les guste una operación para crear precios competitivos, y hay una verdadera desesperación por poner dinero a trabajar dada la gran recaudación”, dijo Bill Eckmann de Macquarie Capital.

Los fondos también están cada vez menos dispuestos a compartir acuerdos con sus competidores, y a menudo emiten cheques multimillonarios a empresas individuales.

Se trata de un cambio de 180 grados con respecto a los días de las “clubbing”, cuando una docena o más de prestamistas directos se unían y tomaban pequeñas partes de un financiamiento. La semana pasada, Blackstone Inc. prometió US$4.500 millones a CoreWeave Inc., en el compromiso individual más grande jamás realizado.

Pero a veces reducir los precios o aceptar préstamos más grandes no es suficiente. Los prestamistas directos también están luchando intensamente para obtener operaciones en el mercado ampliamente sindicado. Este mes, un grupo de prestamistas directos proporcionó US$385 millones de deuda a Ribbon Communications Inc. después de que la empresa ya había lanzado una venta de préstamos apalancados, informó Bloomberg.

“La demanda de acuerdos es muy fuerte, pero no la necesidad de crédito”, afirmó esta semana David Mechlin, gestor de cartera del grupo de inversiones crediticias de UBS Asset Management, durante una mesa redonda. “Hay un déficit de oferta de crédito en este momento”.

Cada vez se presta más atención a la forma en que los gestores se desenvuelven en este difícil mercado. Algunos de ellos, como HPS Investment Partners, se están apresurando. La empresa ha dado el inusual paso de limitar las entradas en uno de sus fondos, apostando por que esto le dará la flexibilidad necesaria para abandonar operaciones y, en última instancia, aumentar la rentabilidad.

“Para los gestores que tienen que desplegar capital, queremos ver cómo abordan este mercado y estamos atentos a quién crece más en este entorno”, dijo Ana Arsov, responsable mundial de crédito privado de Moody’s Ratings, en un comunicado.

Fuente: Investing