El crédito aceleró su caída en octubre por la recesión y las tasas

El crédito en pesos al sector privado registró una caída récord de $22.721 millones. Fue la primera baja mensual desde febrero de 2016 (en esa oportunidad el saldo de financiamiento había restado $3.771 millones) y estuvo impulsada por una fuerte contracción de los créditos a las empresas, que profundizaron la tendencia que venían mostrando desde mediados de año.

Los adelantos en cuenta corriente en pesos, una de las herramientas más utilizadas por las compañías para financiarse a corto plazo, se redujeron en octubre un 10,6% en términos nominales ($18.000 millones), mientras que el financiamiento mediante documentos en moneda local cayó un 6,2% en el mismo período ($17.000 millones).

La respuesta del sistema bancario fue contundente a los estímulos que recibió: los bancos fueron muy agresivos en captar nuevos depósitos a plazo fijo en pesos (tomaron $120.000 millones más de privados en octubre y el stock de estas colocaciones creció más de 15%), con lo que ayudaron a secar la plaza de pesos.

Seguirá la tendencia

Buscaron, a su vez, migrar hacia una inversión sin los riesgos que enfrentarían por mantener o aumentar su cartera de créditos, en una economía que tiene marcada su hoja de ruta hacia el ajuste por algunos meses más, o para poder usar las Letras de Liquidez (Leliq) que le compraron al BCRA en el encaje por los nuevos depósitos. “Es una tendencia que se mantendrá por algunos meses. El crédito seguirá perdiendo dinamismo por las altas tasas de interés y la recesión económica”, predicen en EconViews.

En términos reales, el segmento más castigado fue el crédito comercial (básicamente, adelantos en cuenta corriente y descuento de cheques), que ya suma seis caídas consecutivas. “También cayó por sexto mes seguido el crédito al consumo (préstamos personales y tarjetas), mientras que el crédito de garantía real (hipotecas y prendarios) ya sumó cuatro contracciones sucesivas”, muestra esa consultora.

Fuente La Nación, datos oficiales