El crecimiento del empleo en Estados Unidos calma la volatilidad global

El índice de ocupación es el más alto en 18 años y ayudó a calmar una semana de volatilidad en las operaciones, empujada por el renovado temor a una guerra de aranceles y la inestabilidad política en Europa, especialmente de España e Italia con nuevos gobiernos.

La economía de Estados Unidos alcanzó su tasa de desempleo más baja en 18 años luego de que la oferta laboral sumara 223,000 empleos en mayo, dando continuidad a uno de los períodos de crecimiento más largos en la historia reciente de ese país, y consecuentemente, favoreciendo las operaciones  de en renta variable mundial y reforzando el valor del dólar.

Los nuevos aranceles de EEUU (Argentina excluída). Bruselas prometió responder a los nuevos aranceles de Donald Trump sobre las importaciones de acero y aluminio de la UE, Canadá y México “con medidas propias”, y advirtió que la Unuón Europea “cerró la puerta” a las conversaciones comerciales con Estados Unidos. “No vamos a entrar en ninguna negociación”, dijo Cecilia Malmstrom, comisionada de comercio de la UE, que declaró que las “contramedidas” de Europa sobre 2.800 millones de euros de productos estadounidenses como bourbon y motocicletas Harley-Davidson en respuesta a las acciones de Donald Trump serían “proporcionadas”.

“Cuando dicen primero en Estados Unidos, decimos que Europa está unida”, dijo Malmström. “No estamos en una guerra comercial, pero en una situación muy difícil causada por los Estados Unidos” consluyó.

Además, en Europa, el escenario político interno también despierta dudas, focalizadas en Itañia y España. Comencemos por Italia: el nuevo premier Giuseppe Cont y la coalición que encabeza, en la que se destaca el líder de la Liga Norte Matteo Salvini, que será ministro del Interior y ha prometido expulsar a inmigrant, además, el gabinete repartirá los cargos con el movimiento 5 Estrellas. Es el primer gobierno con hegemonía populista y eurofóbica en la historia de Italia y Europa juró en la tarde de este viernes ante el presidente de la República, Sergio Mattarella. Si bien los inversores temían una nueva elección y que ésta su vez, se convirtiera en un referéndum sobre la pertenencia del país al euro, la tendencia “populista” del Gabinete no permite establecer un final a la que se definió como la crisis política más larga de la posguerra en el país. De todas maneras, la semana no cerró mal para el mercado italiano. Los costos de los préstamos a dos años de Italia han retrocedido al 1 por ciento, una fuerte caída desde el máximo del 2,7 por ciento alcanzado a principios de semana, mientras que las acciones italianas subieron un 1,5 por ciento.

En tanto otro foco de volatilidad se encendió en España, tras asumir el socialista Pedro Sánchez, luego de que el primer ministro de centroderecha Mariano Rajoy fuera derrocado en una votación parlamentaria de desconfianza tras un escándalo de corrupción.

Sin embargo, operadores consideraron que estamos frente a una economía mundial “más saludable, lo cual significaba que los mercados pueden soportar caídas como las de esta semana, más hábilmente y con menos nerviosismo, que durante episodios pasados ​​en Europa.

Reflejo de este sentimiento fueron el índice FTSE All-World, subió un 0,8 por ciento, su mayor ganancia diaria desde principios de abril, reduciendo la pérdida de las bolsas mundiales esta semana al 0,2 por ciento.En tanto el índice S & P 500 cerró este viernes con una subida del 1,1 por ciento, y el Nasdaq Composite, que se enfoca en la tecnología, subió un 1,5 por ciento a un nivel récord que alcanzó en marzo.

Foto:Conte, junto a Mattarella y los ministros del nuevo Gobierno, el viernes en el Quirinal. AFP / atlas. Con información de Financial Times