El costo de la emisión de deuda de la gestión K superó a la del macrismo

(La Nación, por Martín Kanenguiser) – Los economistas y dirigentes políticos del kirchnerismo no han ahorrado calificativos para referirse a la última colocación de deuda del Gobierno, en términos de su presunto “alto” costo para el país.

La propia ex presidenta y precandidata a senadora por la provincia de Buenos Aires, Cristina Kirchner, dijo ayer que el bono a 100 años colocado hace una semana demostraría que “la deuda es corrupción intergeneracional”, mientras que su tropa habló de la “pesada herencia” que dejaría el macrismo.

De hecho, el ex ministro de Economía Axel Kicillof indicó que “así no se puede seguir” y que “dicen que no hay mal que dure 100 años; la pesada herencia del macrismo parece que sí”. El último ministro de Economía del kirchnerismo expresó que “Macri piensa emitir a una tasa que nos va a hacer pagar hasta 8 veces el capital que nos prestan”.
Los ejes de los cuestionamientos pasaron por el costo y el plazo de la deuda contraída. Sin embargo, de acuerdo a los datos oficiales, el costo del financiamiento en moneda extranjera durante el kirchnerismo más que duplicó el pagado por el macrismo en estos 18 meses de gestión.

El costo promedio de las emisiones del 2017 fue del 4,8%, mientras que por el bono a 100 años el Gobierno pagó el 7,9 por ciento. En cambio, las emisiones más importantes que se hicieron durante el kirchnerismo en dólares rondaron un promedio del 12 por ciento.
Entre los ejemplos más notables estuvieron el bono colocado por la ministra Felisa Miceli en mayo del 2007, cuando colocó un bono por 750 millones de dólares a 10 años de plazo, a cambio de una tasa de interés del 8,4% anual.

Durante la presidencia de Néstor Kirchner, el ministro Carlos Fernández pagó, en una colocación directa a Venezuela en agosto del 2008, cerca del 14 por ciento. El presidente Hugo Chávez informó en ese momento que “Venezuela compró hace una semana, unos días, 1000 millones de dólares en bonos argentinos” y se jactó: “Tenemos una gran confianza en los argentinos”.
En el bono del canje de la deuda del 2010, desarrollado por el ministro Amado Boudou, para los intereses devengados desde el 31 de diciembre de 2003 se entregó un bono Global 2017, con una tasa del 8,7 por ciento.
Luego, el propio Kicillof, en abril del 2015, pagó el 8,9% por un bono a 9 años por una colocación de 1.415 millones de dólares en Bonar 24.
Estos rendimientos muestran que el kirchnerismo, por el default del 2001 -al que se sumó el default técnico del 2014, provocado por su falta de acuerdo con los bonistas que no cobraban por la cesación de pagos- generó una carga mucho más pesada que la del macrismo, al menos hasta ahora.
Esto se debe no sólo a la falta de arreglo de la deuda en default, sino también a la manipulación de las estadísticas oficiales desde 2007, que pulverizó el mercado de deuda en pesos.
Además, aunque la ex presidenta Cristina Kirchner enfatizó la carga de endeudamiento generada por este Gobierno, durante su gestión la deuda pública comenzó en US$ 144.700 millones, con una proporción de 44,4% del PBI, y culminó cerca de los US$ 240.000 millones, equivalente al 45,6% del PBI. De este modo, no se redujo el porcentaje en relación al PBI, pese a los enormes pagos con las reservas del Banco Central en el marco de la presunta estrategia de “desendeudamiento” que no existió.
El analistas Sebastián Maril, de Research for Traders, dijo a LA NACION que la deuda en dólares en el mercado internacional costó en 2016 un promedio del 7,09% y un 6,51% en 2017.
El analista consideró que la tasa de interés “es adecuada para un país considerado como defaulteador en serie y alta comparado con países de la región, como Brasil, Chile, Uruguay y Bolivia”. Para reducir esta diferencia, consideró que “las calificadoras deben subir la calificación de la deuda soberana, las elecciones en octubre deben resultar favorables al oficialismo, la economía debe mostrar signos de recuperación, hay que pagarle a los holdouts que quedan pendientes y la candidata a senadora Cristina Kirchner debe dejar de amenazar a los bancos internacionales” respecto del pago de la deuda.
Fernando Baer, de Quantum, agregó que “considerando solo la parte voluntaria de la deuda emitida en el kirchnerismo, sin contar letras que le colocaron al Banco Central, el plazo promedio de emisión fue 8,6 años, la tasa promedio del 8,8% y colocaron en el mercado casi 14.000 millones de dólares”.