El Congreso limita la reforma previsional y Guedes amenaza con irse

Brasilia – El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, amenazó ayer con renunciar en caso de que fracase su proyecto de reforma previsional, el principal objetivo económico del gobierno de Jair Bolsonaro y la medida más esperada por el mercado financiero y la comunidad de negocios.

“Yo vengo aquí para ayudar. Si el presidente no quiere, si el Congreso no quiere, no voy a pelear para quedarme, porque estoy acá para servir. No tengo apego al cargo, no deseo quedarme a cualquier costo, como tampoco soy irresponsable como para irme ante la primera derrota, eso no existe”, dijo Guedes, considerado el superministro del Gobierno de Bolsonaro.

Guedes, un exbanquero de inversión, fue interpelado por una comisión del Senado sobre su proyecto de reforma jubilatoria, dos de cuyas disposiciones fueron rechazadas por 13 partidos de la Cámara de Diputados.

El Gobierno sufrió el martes a la noche una dura derrota, ya que la Cámara de Diputados le sacó autonomía a Bolsonaro para ejecutar el presupuesto social, uno de los objetivos de Guedes para reducir el déficit fiscal.

La medida fue aprobada de manera casi unánime y pasó al Senado para su consideración.

La iniciativa reduce también el poder del Ejecutivo en el proceso de aprobación de la plan de reforma de las pensiones.

Esa noticia, la amenaza de Guedes y el mal clima financiero en los mercados emergentes se tradujeron ayer en una caída del 3,57% de la Bolsa de San Pablo, que cerró a 91.903,40 puntos, y en una suba del dólar del 2,24% a 3,9543 reales.

Llamativamente, incluso Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, votó a favor de dar un control mayor al Congreso en cuestiones presupuestarias, además de casi todo el bloque del oficialista Partido Social Liberal (PSL).

“Si el presidente apoya las cosas que creo que le hacen bien a Brasil, estaré en el Gobierno. Ahora, si el presidente o la Cámara no quieren aquello, no dificultaré el trabajo de ustedes y volveré a donde siempre estuve, tengo una vida afuera”, afirmó Guedes.

El ministro dijo que “el inicio de las reformas contra el déficit” es el plan del nuevo sistema previsional, que aumenta la edad jubilatoria y obliga al ciudadano a contribuir por 40 años seguidos para cobrar la jubilación integral, 10 más que ahora.

“Actualmente el sistema es un avión a punto de estrellarse; ustedes no subirían a ese avión a sus hijos y nietos; si esto sigue así jubilarse será una trampa porque no habrá recaudación para ello”, dijo Guedes.

En ese sentido defendió el régimen de capitalización optativa para los jóvenes que ingresan al mercado laboral, es decir, introducir un sistema similar al establecido en Argentina con las AFJP pero solo para las nuevas generaciones.

“Queremos democratizar el hábito del ahorro. El joven que quiera tendrá su cuenta bancaria de jubilación; esto debe hacerse en las familias financieramente frágiles porque las que tienen recursos ya educan a sus hijos con las opciones de inversión”, explicó.

La Cámara de Diputados en su mayoría bloqueó el proyecto de reforma que reducía el derecho de los trabajadores rurales, mientras que crece entre las filas bolsonaristas el rechazo a nuevas reglas de ajuste para los pensionados militares y policiales.
Agencias Télam, ANSA y Reuters