El CEO de General Electric invirtió 2 millones en acciones aprovechando el desplome

El consejero delegado de General Electric (GE), Larry Culp, invirtió casi 2 millones de dólares (1,8 millones de euros) en la compra de 252.200 acciones de la multinacional, después de que este jueves cayera un 11% tras ser acusada de ser “una estafa más grande que Enron” por el analista Harry Markopolos. Markopolos es el miso que denunció el fraude piramidal de Bernie Madoff. Este viernes, las acciones de GE rebotaron 9,7%.

Según los registros de la Comisión del Mercado de Valores de EEUU (SEC), el consejero delegado de GE adquirió adquirido a un precio de 7,93 dólares un total de 252.200 acciones de la compañía, elevando su participación en la misma a 1,17 millones de títulos.

Las acciones de GE sufrieron este jueves un duro correctivo al perder un 11,29% de su cotización para cerrar en 8,01 dólares. No obstante, este viernes, las acciones del conglomerado industrial estadounidense recuperaban parte del terreno perdido, con un rebote del 8,80%, hasta los 8,72 dólares.

En un informe de 175 páginas, Markopolos y su equipo desgranan lo que califican como el mayor fraude contable, “mayor que Enron y WorldCom combinados”, y que cifran en unos 38.000 millones de dólares (34.270 millones de euros), más del 40% de la capitalización de mercado de la compañía.

Por su parte, GE emitió un comunicado en el que asegura que las afirmaciones realizadas por Markopolos “carecen de fundamento”, añadiendo que la compañía nunca se ha reunido, hablado o tenido contacto con este y recordando que el propio analista “reconoce abiertamente que es compensado por hedge funds” a los que GE atribuye una motivación financiera en intentar generar ventas en corto de las acciones de una compañía para generar una volatilidad innecesaria.

“GE opera al más alto nivel de integridad y respalda sus informes financieros”, defendió la multinacional.

El pasado 31 de julio, GE informó de que había iniciado la búsqueda de candidatos para ocupar la dirección financiera de la compañía, tras la decisión de la hasta entonces responsable, Jamie Miller, de abandonar la empresa.

Miller se unió a GE en 2008 como vicepresidenta y directora contable, tras lo cual decidió aceptar el puesto de directora de información. Antes de ocupar su cargo actual, fue presidenta y consejera delegada de la división de transporte de la empresa.

GE registró unas pérdidas netas atribuidas de 61 millones de dólares (54,7 millones de euros) en el segundo trimestre de 2019, frente a los ‘números negros’ de 615 millones de dólares (551,6 millones de euros) del mismo periodo del año anterior.

En el conjunto de los primeros seis meses del año, GE contabilizó un beneficio neto de 3.488 millones de dólares (3.128,1 millones de euros), frente a las pérdidas de 568 millones de dólares (509,4 millones de euros) del ejercicio anterior. En el acumulado del primer semestre, los ingresos totales cayeron un 1%, hasta 56.117 millones de dólares (50.327,3 millones de euros).

Bolsamanía