El blue frenó su embestida y el riesgo país saltó casi 300 puntos en mayo

El blue frenó su embestida y el riesgo país saltó casi 300 puntos en mayo

Luego de subir 22% en tres semanas el dólar blue frenó, pero el repunte del riesgo país preocupa al Gobierno

El informal llegó a $ 1.280. Leves bajas de los financieros. Los bonos en dólares caen más del 6% en el mes y el riesgo país saltó casi 300 puntos en mayo. Inquietud por el debate por la Ley Bases.

Después de la escalada de los últimos días, el dólar blue frenó su embestida y subió tan solo 5 pesos en la rueda de este jueves. Si bien llegó a tocar los $ 1.300, finalmente cerró en $ 1.280. La calma se extendió a los dólares financieros, que quedaron estables en $ 1.234 para el MEP y en $ 1.256 para el contado con liqui.

Pero al mismo tiempo al Gobierno se le encendió otra luz de alarma: la baja persistente de los bonos en lo que va de mayo llevó a que el riesgo país escalara a 1.433 puntos básicos, lejos de la zona de 1.200 en la que estaba hasta la semana pasada.

La baja de las tasas del Banco Central, las demoras en la liquidación por parte de los exportadores, junto con la creciente incertidumbre política que despierta el empantanamiento de la Ley Bases en el Senado se combinaron para poner fin a la siesta cambiaria y hacer retroceder a los activos argentinos.

El riesgo país cruzó la barrera de los 1.400 puntos por primera vez en siete semanas y con ello reactivó las dudas de los inversores acerca del margen de sustento político de la administración de Javier Milei. Según Juan Manuel Franco, Economista Jefe de Grupo SBS, «previo al inicio del debate en comisión en el Senado, el mercado tenía en precios una alta probabilidad de que la Ley Bases y el paquete fiscal sean aprobados, aún con cambios propuestos por la oposición.

Creemos que esta demora podría explicar muy parcialmente el avance en el contado con liqui así como las caídas en bonos y acciones».

«Es necesario, de cara a una normalización económica real, dar mayor firmeza y solidez al ancla fiscal. Decimos esto porque, pese al superávit fiscal mostrado al primer cuatrimestre, aun se necesita dotar de mayor sostenibilidad a mediano plazo al ancla fiscal. Por este motivo, de corto plazo luce más relevante el paquete fiscal y su aprobación», apuntó Franco.

En la rueda del jueves el alivio vino del lado de los dólares financieros aunque en medio de versiones de que el Gobierno habría intervenido para frenar esta escalada. En la apertura, el CCL llegó a los $ 1.290, y tras el mediodía la cotización empezó a caer. Ese cambio de tendencia avivó los trascendidos de que el Gobierno le habría pedido a «manos amigas» que salieran a vender bonos para frenar la escalada. Desde fuentes oficiales lo negaron categóricamente.

En lo que va del mes, el blue aumentó 23% tras haber estado planchado desde finales de enero. Esto llevó la brecha cambiaria al 43%, mientras que en el contado con liqui el gap está en 41%, un nivel que duplica el de hace un mes atrás.

«El acelerado reacomodamiento de los dólares financieros despierta la atención de los operadores por lo cual será importante que vaya pronto estabilizándose no más allá de los $ 1.300, dado que una ampliación de la brecha por encima del 45% podría activar inquietudes sobre un traslado a precios -sólo mitigado en el actual contexto por la alicaída actividad- y además deteriorar las expectativas de los agentes económicos», dijo el economista Gustavo Ber.

Tipo de cambio oficial

Con el regreso de la tensión en el segmento de los dólares paralelos, parte de la atención está puesta en lo que ocurrirá con el tipo de cambio oficial. El dólar mayorista cotiza a $ 890,5 y el Gobierno sigue firme en su postura de mantener el crawling peg – la corrección mensual- en el 2%.

En los últimos días el presidente Javier Milei salió a denostar a quienes advierten que la cotización del dólar se está atrasando. La semana pasada, el jefe de Gabinete Nicolás Posse, informó ante el Congreso que el gobierno mantendrá el crawling peg en 2% hasta fin de año, que lo llevaría a $ 1.016. En el medio, esperan una inflación de 139,7% para el 2024.

Desde la consultora LCG apuntan que «las expectativas del mercado no advierten un salto discreto del tipo de cambio. Las posiciones del mercado de futuros reflejan tasas de devaluación implícitas de 4% mensual para fin de este año y mitad del próximo».

El cepo cumple un rol central

En este camino de estabilidad cambiaria que diseñó Luis Caputo, el cepo cumple un rol central: al limitar la demanda de dólares evita que se repita un escenario similar al de 2018 y 2019, cuando el macrismo no encontró como frenar una corrida.

El ministro ha dicho días atrás que «no hay fecha para salir del cepo» y confirmó que sanear el balance del Banco Central -que aún sigue teniendo reservas netas negativas- es clave para poder avanzar.

Para Javier Casabal, estratega de renta fija de Grupo Financiero Adcap, «si se levantara el cepo, muchos tenedores de pesos desearían poder comprar a $ 890 y no hay dólares para abastecer semejante demanda.

Y aunque los hubiera, el objetivo es acumular reservas, no desacumular».

«No sabemos cuál sería el precio del CCL en un mercado completamente desregulado. Levantar las restricciones hoy sería correr riesgos innecesarios que atentarían contra las dos principales señales de normalización de la economía: inflación y acumulación de reservas», apuntó Casabal.

Fuente: Clarín