El BCRA volvió a flexibilizar el dólar para importadores

El BCRA dispuso nuevas medidas para facilitar el pago de importaciones, luego de las dificultadas esgrimidas por las empresas para acceder a las divisas desde las restricciones de la Comunicación A7030 del pasado 28 de mayo

El BCRA señaló que “dentro del marco restringido del mercado de cambios, resolvió los problemas planteados que no deterioran el contexto general”.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) decidió hoy una nueva flexibilización a las restricciones a los importadores para acceder al mercado de cambios. El Directorio de la entidad resolvió “autorizar el pago de deudas comerciales con el exterior dentro del límite de un millón de dólares de acceso directo al Mercado de Cambios que ya rige para la realización de pagos anticipados de importaciones”, explicó el BCRA en un comunicado.

De esta forma, el límite autorizado de un millón de dólares que hasta el presente regía para solamente para el pago anticipado de importaciones, ahora podrá ser utilizado también para el pago de otras obligaciones pasadas con el exterior. De este modo, respondió a uno de los principales reclamos de los importadores.

Además, el BCRA “liberó el pago de las Cartas de Crédito libradas por bancos internacionales a favor de importadores locales al momento de su efectivo vencimiento”.

El comunicado de la autoridad monetaria mencionó que en los contactos entre sus autoridades y algunas entidades del sector privado “se fueron identificando dificultades que encuentran las empresas en la normativa cambiaria referida al pago de importaciones. Con ese diagnóstico el BCRA, dentro del marco restringido del mercado de cambios, resolvió los problemas planteados que no deterioran el contexto general”.

La decisión tomada hoy vuelve a modificar la Comunicación A7030 del BCRA del pasado 28 de mayo, fuertemente resistida por los importadores ya que dejó a muchos de ellos, en forma abrupta, imposibilitados de comprar dólares para importar.

Las cámaras empresarias mencionadas por el BCRA son la Unión Industrial Argentina (UIA), la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) y la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), además de entidades representantes de pymes.

La decisión tomada hoy vuelve a modificar la Comunicación A7030 del BCRA del pasado 28 de mayo, fuertemente resistida por los importadores ya que dejó a muchos de ellos, en forma abrupta, imposibilitados de comprar dólares para importar. La norma disponía que los importadores no tendrían acceso a las divisas mientras tuvieran dólares depositados en el exterior y que, en materia de deuda comercial, debían retrotraerse a su situación del 1 de enero para poder volver a comprar divisas.

Posteriormente, el 25 de junio llegó la primera flexibilización con la Comunicación A7052, que entre otras cosas dispuso el cupo de USD 1 millón para el pago de importaciones, que hoy se dispuso que también pueda ser utilizado para pagar deudas comerciales.

Una de las principales críticas a estas restricciones por parte de las empresas obligadas a importar insumos es que el BCRA no contempló la estacionalidad de algunas actividades y los plazos de financiamiento otorgados por sus proveedores, que pueden llegar a 3 o 4 meses. La controvertida Comunicación A7030 impactó a muchas de esas compañías que habían pagado en el comienzo del año o que tenían pendiente de pago compras al exterior realizadas a fines de 2019.

“La imposibilidad de comprar dólares para cumplir con esos compromisos nos dejó en problemas con nuestros proveedores. Aunque saben que la responsabilidad es del gobierno y no nuestra, si uno no paga el crédito se interrumpe de inmediato. Y si te denuncian a las compañías de seguros, quedamos afuera de toda clase de préstamos y expuestos a acciones judiciales″, explicó a Infobae un importador.

“Así estamos desde que salió la Comunicación A7030. Con la A7052 quisieron aliviar la situación porque se incorporó ese monto de USD 1 millón, pero no se incluyó a la deuda vieja. Con la decisión de hoy, al menos podremos tapar algunos agujeros”, agregó.

El empresario recordó que el financiamiento que el importador recibe de sus propios proveedores, con plazos que por lo general van de 30 a 120 días, es la única vía que tienen para pagar tasas internacionales, mucho más bajas que las que les piden en un banco. Por tal motivo, les resulta vital acceder a los dólares y no cortar ese circuito de crédito.

Fuente: InfoBae