El acuerdo mínimo de impuestos corporativos enfrenta una lucha para ir más allá del G-7

El acuerdo mínimo de impuestos corporativos enfrenta una lucha para ir más allá del G-7

Un acuerdo de países ricos para imponer impuestos mínimos a las empresas multinacionales enfrenta un camino difícil hacia la implementación, y es probable que muchos gobiernos esperen a ver qué harán otros, especialmente un Congreso estadounidense dividido.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, elogió el acuerdo, alcanzado por los ministros de finanzas de las principales naciones ricas del Grupo de los Siete durante el fin de semana en Londres, y lo calificó como un regreso al multilateralismo y una señal de que los países pueden ajustar la red fiscal de las empresas rentables para financiar a sus gobiernos.

El acuerdo representa un punto de inflexión en las negociaciones de larga duración sobre dónde y cómo se deben gravar las ganancias corporativas. Impondría un impuesto mínimo de al menos el 15% y otorgaría a los países más autoridad para gravar las ganancias de las empresas digitales, incluidas Apple Inc. y Facebook Inc., que dominan los mercados globales pero pagan relativamente pocos impuestos en muchos países donde operan.

Si bien el impacto en las empresas de tecnología sigue siendo incierto, algunos acogieron con satisfacción la perspectiva de un régimen global más uniforme. Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales de Facebook Inc., escribió en Twitter que el acuerdo es un “paso hacia la certeza para las empresas” en lo que respecta a los impuestos.

Se aproximan nuevas pruebas

Pronto se realizarán nuevas pruebas y en los meses venideros a medida que se aclaren los detalles y los gobiernos se vigilen entre sí para ver quién va primero. Los países que avanzan antes que otros podrían dañar sus bases de ingresos. Las empresas y los que se quedan atrás de un consenso global, dijeron los expertos en impuestos, también podrían verse afectados.

“Si bien es posible que veamos un acuerdo, entonces potencialmente son 18 meses o más para incorporarlo a la ley nacional de cada uno de los países”, dijo Monika Loving, líder de práctica nacional para servicios tributarios en la firma de asesoría BDO. “El impacto en los ingresos, tal vez nos falten dos años para que las administraciones tributarias recauden ingresos adicionales”.

En el centro de atención, dijeron algunos especialistas en impuestos, abogados y funcionarios, está el Congreso.

Los países con sistemas parlamentarios, los gobiernos pueden cumplir rápidamente sus promesas, convirtiéndolas en leyes y regulaciones locales. En los Estados Unidos, sin embargo, una escasa mayoría demócrata en la Cámara, un Senado dividido equitativamente, republicanos antipuesto y obstáculos de procedimiento complican la aprobación.

Otros países pueden mostrarse reacios a cambiar sus leyes o eliminar los impuestos que afectan a las empresas de tecnología con sede en EE. UU. Sin que el Congreso actúe primero.

Una visión inversa

Los legisladores estadounidenses podrían tener la visión inversa, desconfiados de aumentar los impuestos o ceder la autoridad fiscal a otras naciones sin garantías de un acuerdo global completo que minimizaría las desventajas de una sede corporativa estadounidense.

Los demócratas pueden aprobar algunos cambios por sí mismos, pero tienen diferencias entre ellos sobre la política fiscal. La administración de Biden también ha pedido que se eleve la tasa del impuesto corporativo al 28% desde el 21% y que se establezca el impuesto mínimo para las empresas con sede en Estados Unidos en un 21% para financiar otras iniciativas, y algunos demócratas se han resistido a esas tasas más altas.

Los votos republicanos podrían ser necesarios si los cambios en los impuestos mínimos de los países requieren la renegociación de los tratados fiscales, que requieren dos tercios de los votos en el Senado para su ratificación.

Los republicanos que más redactan impuestos en el Congreso — Rep. Kevin Brady, de Texas, y el senador Mike Crapo, de Idaho, señalaron que Estados Unidos impuso una forma de impuesto mínimo del 10,5% en 2017 y que otros países no lo han seguido.

“Seguimos advirtiendo contra avanzar de una manera que pueda afectar negativamente a las empresas estadounidenses y, en última instancia, dañar a los trabajadores y empleos estadounidenses en un momento crítico de la recuperación económica de nuestro país”, dijeron.

El G-7, que comprende Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, acordó que las empresas deben pagar una tasa impositiva mínima de al menos el 15% en cada uno de los países en los que operan.

Nuevas reglas

También acordaron nuevas reglas que cambian qué países pueden gravar qué ingresos en una economía cada vez más digital. Esas nuevas reglas se centrarán en grandes empresas globales que tengan un margen de beneficio de al menos el 10%. El derecho a gravar el 20% de las ganancias por encima de ese umbral se repartiría entre los gobiernos.

El acuerdo se enfrenta a una prueba inicial en el Grupo de las 20 principales economías, que incluye a todo el G-7 y una serie de grandes países en desarrollo como China, India, Brasil y Sudáfrica. Los ministros de finanzas del G-20 se reúnen en Venecia, Italia, a principios de julio y una revisión de las reglas fiscales globales está en la agenda.

La aceptación también deberá provenir de un grupo más amplio de 135 países en lo que se conoce como el Marco Inclusivo. Algunos países con tasas impositivas muy bajas, como Irlanda, con un cargo del 12,5% sobre las ganancias, se muestran reacios a inscribirse. Estados Unidos ha propuesto cambios fiscales que penalizarían a las empresas de países que no imponen los impuestos mínimos.

“Tendremos que convencer a las otras grandes potencias, especialmente a las asiáticas. Estoy pensando en particular en China “, dijo el ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, en una entrevista televisiva este fin de semana. “Seamos realistas, va a ser una pelea dura. Soy optimista de que lo ganaremos porque el G-7 nos está dando un impulso político extremadamente poderoso ”.

En el centro, dijeron algunos especialistas en impuestos, abogados y funcionarios, está el Congreso.

Si bien los miembros del G-7 acordaron las líneas generales de un nuevo reglamento, también dejaron algunos asuntos pendientes.

Varios países de Europa aumentaron las apuestas en las conversaciones de larga duración al anunciar impuestos nacionales separados sobre las empresas digitales, con la esperanza de que presionarían a los EE. UU. Para un acuerdo internacional. En represalia por lo que consideró una discriminación contra las empresas estadounidenses, Estados Unidos anunció aranceles punitivos sobre las importaciones de esos países, aunque suspendió esos aranceles hasta fines de este año.

El G-7 no acordó un cronograma para eliminar esos gravámenes, una señal de que los tomadores de decisiones no están seguros exactamente de cuándo podrían entrar en juego nuevas reglas fiscales.

Los cambios más amplios, si se promulgan, afectarían a muchas de las empresas más grandes y rentables del mundo, particularmente en el sector tecnológico.

Fuente: Wall Street Journal